La declaración institucional ante el auge del fascismo que Izquierda Unida ha intentado que se lea este miércoles no ha salido adelante al no contar con los apoyos del Partido Popular, UPN y Foro Asturias. Según ha explicado la diputada Eva García Sempere, ni el PP ni Ciudadanos han dado una “respuesta” ante la declaración. Sin embargo, el partido naranja ha explicado a Público que ellos sí decidieron firmar el texto. Pero, sea como sea, no ha salido adelante porque para que una declaración institucional sea leída en la Cámara Baja, todos los grupos parlamentarios deben apoyarla y el PP ha mantenido su rechazo.

IU comenzó ayer por la tarde las conversaciones con los partidos políticos para que la declaración que condena el avance de la extrema derecha fuera leída este miércoles tras la sesión de control en el hemiciclo. Según asegura el partido, el resto de formaciones de la Cámara Baja han apoyado el texto.

García Sempere, además de lamentar que no salga adelante esta declaración, ha explicado que tanto PP como Ciudadanos no han sido claros en ningún momento con su posición ante el texto. De hecho, los conservadores han cambiado hasta cuatro veces de interlocutores para llegar a un acuerdo. Además, la diputada ha explicado que pidieron “más tiempo” y que querían incluir algunas modificaciones para que hicieran “referencias a ETA y los independentistas catalanes”.

El PP propuso modificaciones a la declaración para que se condenara a ETA y los partidos independentistas

Respecto al partido naranja, fuentes de Ciudadanos aseguran que habían propuesto algunas “matizaciones”. Entre ellas, que se incluyera “una condena al nacionalismo”. Aún así, insisten en que en todo momento tenían pensado firmar esta declaración. Mientras que IU explican a este medio que, en el momento de la rueda de prensa, Ciudadanos no les había dado una respuesta y que fue después cuando aseguraron el sí.

El objetivo de IU era que se leyera hoy y a las 11.30 de la mañana fue cuando García Sempere dio la rueda de prensa en la que ha anunciado que no habían conseguido todos los apoyos que necesitaban. La próxima semana no hay plenos en la Cámara Baja, por lo que su lectura se retrasaría, mínimo, dos semanas. Por lo que la declaración, a pesar de que su contenido corresponde en un 80% a una declaración ya firmada en el Parlamento Europeo, no ha sido avalada en el Congreso.

El texto tiene de IU tenía el objetivo de que el Congreso mostrara “preocupación ante el auge de la violencia neofascista” así como la intención de instar a las distintas instituciones del Estado a “emprender acciones efectivas para combatirlo”. En la declaración no se hace referencia a ningún grupo político del Estado español ni europeo. Más bien, se limita a condenar cómo está resurgiendo un “nuevo fascismo” que “está quitando la vida a miles de personas diversas, de refugiados y migrantes a miembros de minorías étnicas y religiosas, de personas LGTBQI, defensores de los derechos humanos y del medio ambiente a activistas, políticos y miembros de las fuerzas policiales”. Un camino que ya ha tomado el Parlamento Europeo.