Antifeixistes.org

Tota la informació sobre l'extrema dreta al País Valencià

Las mentiras de VOX contra la inmigración

La mentira de Vox contra la inmigración: los trabajadores extranjeros han disparado la economía de El Ejido

El 60 % de la mano de obra asalariada de la agricultura del Poniente de Almería, donde Vox ha sacado los mejores resultados, es extranjera

“Su aportación al modelo de agricultura intensiva almeriense ha sido creciente hasta acabar convirtiéndose en un elemento clave para su consolidación: sin su presencia la escasez de mano de obra podría haberse convertido en una importante restricción a su expansión”, explica el profesor Andrés Sánchez Picón

Los barrios ricos de El Ejido se convirten en el principal bastión del partido de extrema derecha con porcentajes de voto del 37 %, mientras los sectores donde conviven nativos y migrantes las fuerzas progresitas están más equilibradas

El Ejido, y los municipios del Poniente de Almería, se han convertido en el bastión de Vox tras las elecciones andaluzas. El partido de extrema derecha que dirige Santiago Abascal ha cosechado sus mejores resultados en esta zona llegando a ser la primera fuerza con casi el 30 por ciento de los votos en la ciudad que vio nacer a Manolo Escobar y que le ha puesto una plaza y una calle. El cantante que popularizó el himno oficioso de España.

Vox ha centrado su campaña electoral en un discurso antiinmigración que, en estas zonas es como mínimo contradictorio. El 33,86 % de la población de El Ejido es extranjera, perteneciente a 90 nacionalidades, aunque los más numerosos son los marroquíes que son más de 17.000, casi el 20 % de la población total. La llegada de estas personas ha sido clave puesto que su mano de obra ha servido para la consolidación del modelo de agricultura intensiva en invernaderos que ha permitido al municipio convertirse en una de las zonas más ricas de Andalucía y a la provincia en la segunda en renta per cápita.

“Su aportación al modelo de agricultura intensiva almeriense ha sido creciente hasta acabar convirtiéndose en un elemento clave para su consolidación: sin su presencia la escasez de mano de obra podría haberse convertido en una importante restricción a su expansión”, explica el profesor Andrés Sánchez Picón, quien ha elaborado numerosos trabajos sobre el “milagro” agrícola almeriense, que se ha convertido en los últimos años en la despensa de Europa.

Sánchez Picón considera que la mano de obra inmigrante es “un factor productivo absolutamente imprescindible”. El profesor e investigador de la Universidad de Almería puntualiza que no cree que hayan sido los agricultores los que han abrazado la marca Vox porque “va contra su lógica económica”. “La contradicción que alimenta la percepción negativa no está dentro de los invernaderos, sino fuera. Donde se disputan los servicios sociales por nivel de renta, es más un conflicto social entre dos comunidades”, argumenta.

Sánchez Picón atribuye también ese crecimiento de Vox al “cabreo” motivado por el conflicto catalán y el cansancio de una parte importante de la población por un Gobierno autonómico en manos desde hace 36 años por el mismo partido.

El boom de la economía almeriense se fraguó a finales de los años noventa del siglo pasado y ha seguido creciendo durante los primeros 18 años del siglo XXI, teniendo menos problemas con la crisis que otras zonas de España. En estos momentos, el ínidce de paro en ciudades como El Ejido, Vícar o Níjar ronda según la Encuesta de Población Activa (EPA) el 12 %, varios puntos por debajo de la media española y 10 menos que la media andaluza.

Almería ha pasado en esos años de ser la segunda provincia de Andalucía más pobre a ser la segunda con mayor PIB y renta per cápita, solo superada por Sevilla. Al mismo tiempo y como palanca de ese crecimiento se situó la llegada de la inmigración. De 29.000 personas extranjeras en 2001 se pasó a 136.000 en 2017, según un informe del Instituto de la Paz y los Conflictos de la Universidad de Granada.

Pablo Pumares, director del Centro de Estudios de las Migraciones y las Relaciones Interculturales, también considera la inmigración como “fundamental” para el progreso económico de Almería. “El 60 % de la mano de obra asalariada es extranjera, por lo que es imprescindible para los agricultores que tienen pequeñas explotaciones -la mayoría del modelo de invernadero, unos 8.000 en toda la provinca-“, apunta. Pumares alerta de que hay una “notable segregación residencial” en zonas del Poniente de Almería, lo que no ayuda a la convivencia.

Este experto también es de la opinión de que el discurso antiinmigración ha favorecido que Vox se diparara, pero no ha sido el único vector. “Catalunya ha sido importante, pero también el sentiminento de animadversión hacia la Junta por el abandono institucional que critican muchos sectores de la población”, afirma. Este investigador teme que ahora el partido de extrema derecha que ha obtenido 12 diputados “machaque” mucho con la inmigración y puede generar conflicto.

Mapa electoral de El Ejido según el partido más votado en cada colegio.
Mapa electoral de El Ejido según el partido más votado en cada colegio.

Carlos Balaguer, un arquitecto de El Ejido, ha analizado el crecimiento de Vox barrio por barrio y su relación con la inmigración. Balaguer concluye que los barrios donde más convivencia hay entre la gente llegada de otros países y los autóctonos es donde el partido de extrema derecha ha obtenido peores resultados. En barrios cerrados de alto poder poder adquisitivo como Almerimar, Vox ha obtenido porcentajes de casi el 40 %.

“En el núcleo central de El Ejido como la calle Manolo Escobar o La Loma de la Mezquita -donde reside la población extranjera- Vox no es la opción mayoritaria”, apunta, quien se apoya en el mapa “¿Qué votaron tus vecinos en las elecciones andaluzas?” publicado por eldiario.es.

Para este arquitecto experto en tasación de viviendas, “los que vivimos aquí lo hemos experimentado y sabemos muy bien que la inmigración no es un problema”. Y propone espacios públicos de interrelación ciudadana -El Ejido solo tiene un parque- para la convivencia de las distintas comunidades. También reclama inversión en educación, “porque los colegios y el número de alumnos inmigrantes que tienen se han convertido en la primera causa de los cambios residenciales en la ciudad”. “No todo está perdido”, asegura.

10 bulos sobre inmigración que han circulado durante la campaña de las elecciones andaluzas

Algunos son nuevos y otros llevan meses circulando: estos son los bulos más activos en el último mes sobre inmigración desmontados por el proyecto Maldito Bulo de maldita.es

Un tercio de las consultas que ha recibido el equipo han tenido que ver con la inmigración

La circulación de bulos y mentiras en redes sociales o Whatsapp tiene un especial impacto durante las campañas electorales.  Estos son los diez bulos sobre inmigración que ha desmontado Maldito Bulo (MB),el proyecto para desmentir informaciones falsas de maldita.es, durante el último mes, coincidiendo con la campaña electoral en Andalucía.

En este mes, un tercio de las consultas que han recibido sobre posibles bulos en su servicio de Whatsapp, según precisa el equipo en su web, han tenido que ver con la inmigración. Algunos han aparecido otras veces, otros llevan tiempo moviéndose en distintas formas y sobre diferentes lugares, entre ellos, localidades andaluzas:

Musulmanes pidiendo pisos gratis

“Manifestación esta mañana en Fuengirola, musulmanes reclamando pisos gratis y ayudas económicas”. El mensaje acompañaba el vídeo de un grupo de personas marchando por las calles de la localidad malagueña. La manifestación es real, pero los asistentes no tenían estas reivindicaciones: el equipo de Maldito Bulo confirmó que se trataba de una marcha “por la alegría” convocada por la asociación Cheikh Akhadou Bamba, que agrupa a la comunidad senegalesa en Málaga.

La concentración tuvo lugar el 28 de octubre y había sido notificada por la asociación a la Subdelegación del Gobierno en Málaga, que contó a Maldito Bulo que la marcha fue “totalmente pacífica”. Tampoco era la primera vez que se organizaba, tal y como confirmó el Ayuntamiento de Fuengirola.

Bulo sobre una manifestación de musulmanes
Bulo sobre una manifestación de musulmanes MALDITO BULO

Muy parecido ha sido otro de los vídeos que se han movido en el último mes según el cual un grupo de musulmanes se estaba manifestando en Valencia para pedir “vivienda gratis, sanidad, educación gratuita, vales de comidas y vacaciones en sus países y un teléfono para hablar con sus familiares”. Una vez más, la grabación era real pero el contexto estaba manipulado: eran miembros de asociaciones musulmanas conmemorando el nacimiento del profeta Mahoma, como explicó la Delegación del Gobierno en Valencia a Madito Bulo y como podía leerse en la pancarta de la cabecera.

Musulmanes dando palizas a personal sanitario

En la esquina de un pasillo de hospital, un hombre agrede a dos profesionales sanitarias. Es la escena de un vídeo que ha circulado en Twitter con mensajes del tipo “musulmán dando las gracias a mujeres en centro de salud español por la acogida y por la sanidad gratis”. Sin embargo, el protagonista no está en España, sino en un

centro de salud en Nóvgorod, Rusia y se trata de un borracho que zarandeó a dos de sus trabajadoras.

Como explica Maldito Bulo, es un vídeo viejo que circuló hace más de un año en varios países europeos y ya había sido desmontado por distintas comunidades de verificadores. “Los bulos tienen esa capacidad: mueren y resucitan para hacer daño”, sostiene el equipo.

Musulmanes reclamando retirar decorados navideños

Bulo sobre asociación musulmana en Málaga
Bulo sobre asociación musulmana en Málaga MALDITO BULO

Una asociación musulmana que exige retirar el decorado navideño de las calles de Málaga por “representar motivos religiosos” y un alcalde que se niega porque “cuando él va a sus países no pide que se retiren sus símbolos religiosos”. Ha sido otra de las mentiras que han circulado durante la campaña andaluza y sobre la que muchas personas han preguntado a Maldito Bulo.

El Ayuntamiento de Málaga ha desmentido al equipo que esta queja se haya producido, así como que el alcalde haya pronunciado tales afirmaciones, que venían acompañadas de comentarios como: “Si no lo pueden soportar, que se vayan. Esta es nuestra religión mayoritaria”.

Bulo sobre villancicos en comercios
Bulo sobre villancicos en comercios MALDITO BULO

En la misma línea, se ha viralizado como si fuera real un segundo contenido de la web satírica ‘Haynoticia’ que apunta a que una sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid ha prohibido a los comercios poner villancicos “para no molestar a otras religiones”. Ningún contenido de este portal de noticias es real, aclara Maldito Bulo, que remite al aviso legal de la web, donde se advierte de ello.

Prohibido comer jamón en los colegios

Bulo sobre escolares musulmanes
Bulo sobre escolares musulmanes MALDITO BULO

Como explica el equipo de MB, algunos bulos desaparecen, otros no y otros reaparecen cada cierto tiempo, como es el caso de los colegios que prohíben comer jamón para “no ofender a los musulmanes” y de los alcaldes que se niegan. Se trata de una desinformación recurrente que circula con el mismo texto pero con lugares diferentes.

Esta vez lo ha protagonizado el colegio President Salvans de Terrassa (Barcelona) con un vídeo que circula desde hace seis años y ya fue desmentido por el Ayuntamiento de la localidad en 2015. Maldito Bulo también comprobó a través de una solicitud de acceso a la información pública que ningún padre había presentado una queja para el supuesto veto de embutidos de cerdo.

Bulo sobre niños musulmanes en comedores escolares
Bulo sobre niños musulmanes en comedores escolares MALDITO BULO

Un segundo bulo ha circulado en Whatsapp con un mensaje que alaba a la alcaldesa de Hervás (Cáceres) por rechazar categóricamente “suprimir el jamón y los embutidos ibéricos en el comedor escolar” tras la petición de padres musulmanes haciendo referencia a supuestos artículos en medios de comunicación. Ni estos artículos existen, ni la alcaldesa ha tomado tal medida, como confirmó el Ayuntamiento en un desmentido en Facebook.

Un traficante musulmán disfrazado de anciana

Dos chicas se suben a su coche en Sevilla y dentro se encuentran a una “señora mayor” que les pide que la lleven. Cuando llegan a un control policial, la mujer salta del coche y fallece: se trataba de un traficante “musulmán” disfrazado que había escondido armas en el vehículo. La historia no era real, pero los audios falsos que la relataban se viralizaron por Whatsapp y redes sociales, recoge Maldito Bulo.

Lo desmintieron los servicios municipales de emergencias desde su perfil oficial de Twitter con el mensaje: “Lanzar estos mensajes se castiga con el Código Penal, rompe la cadena”.

Ayudas al alquiler para “magrebíes”

En el último mes ha vuelto a circular un bulo clásico que adopta distintas formas, los que se refieren a las ayudas que presuntamente reciben los inmigrantes que residen en España. Esta vez, a través de una publicación que aseguraba que la mayoría de ayudas al alquiler de la Comunidad de Madrid las recibían “marroquíes y magrebíes”. “¡Los españoles se quedan fuera!”, exclama el título. Sin embargo, como asegura Maldito Bulo, ni las ayudas sociales se dan en función del origen en la comunidad madrileña, ni la mayoría de los beneficiados por las ayudas al alquiler son de nacionalidad argelina o marroquí: tienen nacionalidad española.

Los presos colombianos, marroquíes y rumanos

Bulo sobre inmigración
Bulo sobre presos extranjeros MALDITO BULO

“Marroquíes, rumanos y colombianos son ya la mitad de los presos en las cárceles españolas”, reza el titular de una publicación de Mediterráneo Digital del pasado 30 de noviembre. Pero el dato no es correcto: la cifra, de un informe de 2017, se refiere al total de la población reclusa extranjera (el 28,5%), no a todos los presos que hay en España, como sí viene recogido en el primer párrafo del texto. “Mentir en el titular es otra forma de desinformar”, sentencia Maldito Bulo.

 

 

“La migración no impulsa a Vox, lo hace la falsa idea de desbordamiento lanzada por gobierno y medios”

 

Vox ha conseguido sus mejores resultados en los municipios con mayor renta media y más habitantes con estudios superiores, pero también en localidades con más de un 20% de población extranjera

ONG alertan de que el aumento de llegadas de migrantes a las costas andaluzas no aumenta la xenofobia, sino la reacción de los medios de comunicación y de las administraciones

La presencia de inmigrantes parece ser también un foco de voto a la formación verde en algunos municipios. Los mejores resultados de Vox se consiguieron en municipios con más de un 20% de población extranjera.
La presencia de inmigrantes parece ser también un foco de voto a la formación verde en algunos municipios. Los mejores resultados de Vox se consiguieron en municipios con más de un 20% de población extranjera. RAÚL SÁNCHEZLos  mejores resultados electorales de Vox se sitúan en los municipios andaluces con mayor renta media y mayor porcentaje de habitantes con estudios superiores. Pero también en aquellas localidades con más de un 20% de población extranjera.

Sus propuestas antiinmigratorias han calado en municipios como El Ejido, Níjar o Roquetas de Mar, cuyos niveles de población inmigrante no son nuevos. El auge de la xenofobia ha coincidido en el tiempo con la expansión del discurso del odio en España por parte del Partido Popular durante el pico de entradas de pateras a las costas andaluzas, tras un verano que ha dejado numerosas imágenes de recién llegados durmiendo en barcos de Salvamento Marítimo o en condiciones de hacinamiento.

La ONG Andalucía Acoge considera que “no es el aumento de llegadas de migrantes” el que influye en un mayor rechazo social hacia la población extranjera, sino “cómo han tratado las migraciones el Gobierno central y la Junta de Andalucía” unido a “la imagen lanzada por los medios de comunicación”.

La organizaciones especializadas en migraciones llevan años alertando de la necesidad de lanzar políticas para “gestionar la acogida” de los recién llegados de una forma “coordinada” y evitar así una imagen de “saturación” y “caos”. El incremento de las personas que arriesgan su vida en el mar con la intención de alcanzar España no se ha producido de forma repentina en 2018. El aumento de llegadas a las costas andaluzas se lleva gestando desde el año 2016, cuando el Partido Popular estaba al frente del Gobierno. Las ONG denuncian falta de previsión y una respuesta “arbitraria”.

De esta manera, para José Miguel Morales, secretario general de Andalucía Acoge, hay dos factores claves para entender el aumento de los adeptos del discurso xenófobo capitaneado por Vox: “Una gestión mal coordinada y mal enfocada de las migraciones por parte de las administraciones públicas y un lenguaje generador de inseguridad sobre la inmigración, en el que destacan palabras como ‘avalancha’ o ‘violencia’ en los medios de comunicación”.

A juicio del secretario general de Andalucía Acoge, “no ha habido ningún esfuerzo regional ni estatal de sentar a los representantes de los ayuntamientos para coordinar el esfuerzo en la acogida, no se ha explicado a la población que la mayoría de personas que llegaba está de tránsito (no quiere permanecer en España) y, aunque las cifras se vendían como grandes cantidades, se trata de un porcentaje irrisorio para la población de Andalucía”.

En este sentido, “la sociedad ha recibido un mensaje por parte del Gobierno de desbordamiento e incapacidad para reaccionar”, una visión reproducida por los medios que, sostiene, “genera alarma social”.

Por su parte, desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) apuntan que la gestación del discurso antiinmigratorio en España se remonta a años atrás. “Desde hace década, en España se llevan enfocando las políticas migratorias y de control de fronteras con perspectiva de la seguridad, vinculándolas a la criminalidad organizada”, sostiene Carlos Arce, coordinador de Migraciones de la ONG. “Ese enfoque general va cristalizando y deja su poso en la población, independientemente de que tenga base real o no”, apunta el experto.

En lo que va de año, 48.376 personas han llegado en patera a las costas andaluzas, según los datos más actualizados de la Agencia de la ONU para los refugiados (Acnur). Son muchas las voces que han advertido de la sensación “injustificada” de alarma y rechazan que se empleen términos como “crisis”. Este verano, el comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, aseguró que nuestro país no atraviesa una crisis migratoria y que la situación “es manejable”, como también ha defendido Acnur.

Crisis migratoria gráficos
Evolución de las llegadas por mar a Europa con datos hasta agosto de 2018. RAÚL SÁNCHEZ

Las entradas irregulares a las costas españolas están aún muy lejos de las que han experimentado en los últimos países como Italia, que ha llegado a registrar picos mensuales que superaban las 20.000 personas, o Grecia, con más de 800.000 llegadas en 2015. En contexto, las cifras de personas que se juegan la vida en el Mediterráneo para llegar a Europa han disminuido en los últimos años. En 2018, han cruzado el mar algo más del 10% de migrantes que lo hicieron en 2015.

La presencia de las migraciones en campaña

Por otro lado, Arce sostiene que las propuestas electorales sobre migración han sido un “tema irrelevante” durante la campaña protagonizada por los candidatos a presidir el Gobierno andaluz. “Los partidos han perdido una oportunidad para abordar este tema. Hay que dar la batalla en el discurso y tendrán que valorar internamente cómo lo han hecho”, añade el representante de APDHA.

Así, la gestión de los flujos migratorios ha tenido menos peso que otros temas como la corrupción o Catalunya.  Aunque todos los partidos con representación parlamentaria incluían en sus programas menciones a la política migratoria en mayor o menor medida, estas propuestas no se han trasladado de la misma forma al discurso de los candidatos en campaña, por ejemplo, en los dos debates televisados.

El pasado 27 de noviembre, la Plataforma Somos Migrantes, que agrupa a una treintena de colectivos, celebró un debate en Sevilla sobre las propuestas políticas en materia de inmigración. En él participaron integrantes de Adelante Andalucía, PSOE y PP, mientras que Ciudadanos declinó asistir.

Durante las dos semanas de campaña, ha tenido mayor protagonismo la retórica antiinmigración del líder del PP, Pablo Casado ( “o los inmigrantes respetan las costumbres occidentales o se han equivocado de país”, “no hay sitio para todos en España”, “aquí no hay ablación de clítoris”). También las consignas xenófobas de Vox, que sí ha hecho de esta cuestión uno de los ejes de su campaña, prometiendo levantar un “muro infranqueable en Ceuta y Melilla” o defendiendo en sus mítines que “la inmigración es una auténtica invasión que viene a sustituirnos”.

La candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez criticó las declaraciones de Casado: “Nosotros nos parecemos más a cualquier inmigrante que a cualquiera de vosotros, mamarracho”. También hizo alusión a la “tragedia de la inmigración” en Motril (Granada) tras la muerte de una mujer embarazada que había sido rescatada con vida de la patera en la que había intentado llegar a España. En la misma línea, Susana Díaz, presidenta de la Junta en funciones y candidata socialista, acusó a Casado de “blanquear las posiciones xenófobas de la extrema derecha”.

Kaoutar Boughlala, presidenta de la asociación de migrantes CODENAF, culpa a los medios de comunicación de una “falta de presencia de mensajes positivos sobre inmigración” durante la campaña electoral. “Existieron, pero no tuvieron el mismo eco en la prensa como las manifestaciones de Vox en El Ejido o las declaraciones de Pablo Casado”, sostiene la líder de la organización basada en Andalucía.

“Las personas que defendemos los derechos civiles de las personas también debemos hacer autocrítica”, ha añadido Boughlala, quien destaca que su preocupación va más allá de la política xenófoba impulsada por Vox. “La ley de la violencia de género, la de memoria histórica o matrimonio igualitario también peligran. Son otros temas que nos afectan a todos, inclusive a los inmigrantes”.

Una investigación internacional desmiente los mensajes de PP, Ciudadanos y Vox sobre inmigración y sistemas sanitarios

Un proyecto de dos años desarrollado por 20 investigadores de 13 países desmonta los principales mitos sobre el efecto de los inmigrantes en la salud

Los inmigrantes aportan más de lo que cuestan, no suponen una carga excesiva para los sistemas de salud y no traen nuevas enfermedades contagiosas

Los investigadores critican a los políticos que condenan públicamente la migración “para promover sus propios intereses” y piden “tolerancia cero” con los discursos racistas

Mitos, bulos, fake news. Así ha descrito un equipo internacional de investigadores toda una serie de afirmaciones frecuentes sobre la población inmigrante, como que los países de altos ingresos están sufriendo una invasión, que los inmigrantes suponen una carga para las economías locales y una amenaza para los sistemas sanitarios o que son portadores de enfermedades contagiosas.

La mayoría de estos argumentos que circulan internacionalmente han sido repetidos por los tres principales partidos situados a la derecha del espectro político en España, PP, Ciudadanos y Vox, a pesar que un número especial de la revista médica  The Lancet publicado este jueves presenta “evidencias que desmienten estos mitos comunes y destacan los beneficios de la migración moderna”.

Los resultados de este especial corresponden a un proyecto de dos años elaborado por una comisión internacional formada por 20 investigadores de 13 países. En sus conclusiones, la comisión ha sido especialmente crítica con los dirigentes políticos que “continúan restringiendo o condenando públicamente la migración para promover sus propios intereses”, a pesar de que los inmigrantes “sostienen las economías, refuerzan los servicios sociales y contribuyen a los servicios de salud” de los países de acogida.

Según la profesora del Instituto Noruego de Salud Pública y miembro de la comisión, Bernadette Kumar, “con demasiada frecuencia, los políticos ceden al racismo en lugar de actuar enérgicamente para contrarrestarlo”. No solo la extrema derecha de Vox, con Santiago Abascal al frente, sino también Pablo Casado, secretario general del Partido Popular e incluso Albert Rivera, líder de Ciudadanos, han ayudado a propagar ideas que no se sustentan en datos.

El mito de la “invasión” de los inmigrantes

Una de las principales estrategias de partidos xenófobos de toda Europa es la de azuzar el miedo a una “auténtica invasión que pretende sustituirnos”, tal y como aseguran desde Vox, que ha utilizado de forma reiterada el término durante la campaña de las elecciones andaluzas.

Lejos de reprobar los bulos, el pasado mes de julio, fue Pablo Casado el que aseguró que “ no es posible que España pueda absorber millones de africanos“, mientras que Albert Rivera, llegó a desplazarse hasta la valla de Ceuta para alertar de una llegada “masiva” de inmigrantes.

Los datos desmienten un incremento masivo de las migraciones a nivel global. Según la comisión, “esta retórica tiende a ignorar el hecho de que ha habido pocos cambios en el porcentaje de los migrantes internacionales del mundo, que sólo ha aumentado de 2,9% a 3,4% de 1990 a 2017 a nivel mundial”.

El estudio reconoce, no obstante, que el porcentaje de migrantes que se dirigen a países de altos ingresos ha aumentado de forma significativa desde 1990, pasando de un 7,6% a un 13,4%. Sin embargo, destacan que en estos porcentajes entra también el aumento de los estudiantes internacionales y los trabajadores cualificados, mientras que el número de refugiados se ha mantenido prácticamente constante durante las últimas décadas y siguen siendo “las naciones menos ricas las que acogen a un número desproporcionadamente mayor de poblaciones desplazadas”.

El porcentaje de refugiados en los países ricos (azul) se ha mantenido y es menor que en los países pobres (rojo)
El porcentaje de refugiados en los países ricos (azul) se ha mantenido y es menor que en los países pobres (rojo)

No suponen una amenaza para el sistema sanitario

Otro de los principales mitos propagados por la derecha es que los inmigrantes suponen una carga para los países de acogida, especialmente para el sistema sanitario. Apoyándose en este mito, el Partido Popular de Mariano Rajoy eliminó la universalidad de la sanidad española, limitando el acceso de los inmigrantes en situación irregular. Los populares justificaron la medida por razones económicas, argumentando que el gasto público debía reducirse por la crisis. Sin embargo, nunca se ha presentado una estimación del posible ahorro conseguido y la medida fue derogada por el actual gobierno de Pedro Sánchez.

La eliminación del acceso a la sanidad de los inmigrantes en situación irregular también figura en el programa electoral de Vox. Desde Ciudadanos también  se ha propuesto una sanidad limitada y Albert Rivera ha defendido la exclusión sanitaria.

Sin embargo, el presidente de la comisión que ha elaborado el nuevo estudio, el profesor de epidemiología del University College de Londres, Ibrahim Abubakaro, asegura que “no hay pruebas de que los migrantes sean una carga para los sistemas nacionales de salud” y afirma que su exclusión es una “decisión política”, que “no se basa en pruebas”.

Abubakaro destaca la importancia de integrar a las poblaciones migrantes, ya que, los datos demuestran que “no hacerlo podría resultar más costoso para las economías nacionales”, debido a que las inversiones necesarias para proteger su salud son modestas en comparación con los ingresos obtenidos cuando los migrantes se convierten en “miembros productivos de la sociedad”.

Además, la comisión destaca que, lejos de ser una carga, “constituyen una parte considerable de la fuerza de trabajo en el sector de la salud” y “suelen reforzar los servicios mediante la prestación de atención médica, el cuidado de las personas mayores y el apoyo a los servicios con escasez de personal”, por lo que pide a los gobiernos que “mejoren el acceso de los migrantes a los servicios y refuercen su derecho a la salud”.

No traen nuevas enfermedades contagiosas

La imagen de los migrantes como portadores de enfermedades es “el mito más generalizado y poderoso relacionado con la migración y la salud a lo largo de la historia”, según los investigadores. Sin embargo, afirman que “no existe una asociación sistemática entre la migración y la importación de enfermedades infecciosas” y que las pruebas presentadas demuestran que “el riesgo de transmisión de las poblaciones migratorias a las poblaciones anfitrionas es generalmente bajo”.

De hecho, los ejemplos recientes de propagación de patógenos resistentes se debieron principalmente a los viajes internacionales, el turismo y el movimiento de ganado, más que a la migración, por lo que la comisión critica que se invoque la protección del público como razón para denegar la entrada, la detención o la deportación, de inmigrantes, “algo que no está justificado y que provoca que los migrantes se enfrenten a situaciones de salud peores”.

A pesar de ello, tanto el Partido Popular como Vox han recurrido a este mito en varias ocasiones durante los últimos años. En 2011, la entonces presidenta del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, aseguraba que “los inmigrantes han traído enfermedades ya erradicadas”, mientras que hace apenas unos meses, el secretario general del partido ultraderechista afirmaba sobre los inmigrantes que “los traemos a nuestras costas y no se les hacen controles que puedan evitar enfermedades contagiosas”, algo que ya fue desmentido por la Cruz Roja española.

También el líder de esta formación en Andalucía, Francisco Serrano, señalado como uno de los triunfadores de las pasada elecciones andaluzas, ha insistido en esta misma idea, asegurando que la creación de un centro para inmigrantes en su barrio es  un riesgo para “nuestra salud y la de nuestros hijos” y vinculando su presencia con “enfermedades contagiosas”.

También los discursos racistas a menudo afirman que los migrantes tienen muchos más hijos que las poblaciones de acogida. Aunque la tasa de natalidad en muchos países de África es mayor que en España, la comisión ha recopilado datos de varios estudios que indican que las tasas de natalidad entre los migrantes en general “apenas alcanzan el nivel de reemplazo de la población y a menudo disminuyen”. Además, estudios realizados en varios países europeos, entre ellos España, demuestran que las tasas de fecundidad entre las mujeres migrantes son, en general, inferiores a las de las poblaciones de acogida.

En un editorial adjunto al informe elaborado por la comisión, el editor de The Lancet, Richard Horton asegura que “en demasiados países, el tema de la migración se utiliza para dividir a las sociedades y promover una agenda populista”, a pesar de que “por lo general, los migrantes contribuyen más a la economía de lo que cuestan”. Horton recuerda que la migración “no va a desaparecer” y advierte de que la forma en que tratemos la salud de los inmigrantes en la actualidad “terminará afectando a nuestras sociedades en las generaciones venideras”.