Antifeixistes.org

Tota la informació sobre l'extrema dreta al País Valencià

Les darreres dones condemnades a mort per la dictadura franquista: Un dels vocals fou l’actual Jefe del Mando Logístico del Ejército de Tierra, José Miguel de la Calle, nomenat per Chacón.

Mª Jesús Dasca Penelas, natural d’Almenara, i la gaditana Concepción Tristán López, van ser les darreres dones condemnades a mort al ser jutjades per un consell de guerra sumaríssim. Acusades de pertànyer al FRAP quan tenien 20 i 21 anys, van estar una setmana sota la condemna a mort, commutada després pel Consell de Ministres del dictador a cadena perpètua perquè estaven embarassades. Van ser amnistiades l’any 1977. Un dels vocals del tribunal militar que condemnà a mort les dues antifeixistes i d’altres tres militants més, Ramón García Sanz, José Luis Sánchez Bravo Solla i Manuel Cañaveras de Gracia, fou el llavors capità d’ enginyers José Miguel de la Calle, actualment Tinent General – la màxima graduació a la què pot aspirar un militar – i ha sigut nombrat en 2008 per la Ministra de Guerra, Carme Chacón, com Jefe del Mando Logístico del Ejército de Tierra, en el cercle de confiança de la ministra. Xussa i Concha van morir en el més absolut silenci. Des d’aquest web volem recordar-les i denunciar la memòria segrestada dels pitjors anys. El període franquista continua tenint una pàtina infranquejable que impedeix rescatar la dignitat i la memòria dels qui van lluitar per la democràcia. El poble que oblida la seua història està condemnat a repetir-la, i això ho saben bé els feixistes de sempre, emprats a temps complet per silenciar qualsevol intent de rescat de la memòria i de justícia. Notícia de Kaosenlared:

Las últimas mujeres condenadas a muerte por la dictadura franquista.

Recordemos el 8 de marzo a Concha Tristán y María Jesús Dasca. Ellas, militantes del FRAP, fueron arbitrariamente juzgadas por un tribunal militar, y condenadas a muerte el 18 de setiembre de 1975.

Tomás Pellicer
Mª Jesús Dasca Penelas era natural de Almenara, un municipio de la provincia de Castellón a orillas del Mediterráneo y próximo al Puerto de Sagunto donde se ubicaban los Altos Hornos, gran centro fabril de tradiciones de lucha obrera. Ella era militante de la Unión Popular del Campo (UPC), organización de jornaleros y jornaleras que formaban parte del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP). En octubre del año 1972 la organización de Los Valles, la comarca del entorno saguntino, vergel de naranjales, incendió un almacén propiedad de un cacique falangista. Fueron detenidos y procesados por el Tribunal de Orden Público (TOP) nueve jóvenes jornaleros. Xussa, así la llamaban sus amigos, escapó a la caída y huyó a Madrid. Tenía 17 años.

En Madrid, Xussa continuó militando en las organizaciones del FRAP de forma clandestina, ocultando su nombre y escapó nuevamente a las masivas detenciones que como represalia a la manifestación del 1º de Mayo del 1973 desencadenaron las fuerzas represivas contra el FRAP. Detenida a primeros de septiembre de 1975, Xussa fue incluida en la causa 1/75 y juzgada en consejo de guerra sumarísimo. En el despropósito de acusaciones, conspiraciones y tramas absurdas que tejió el fiscal militar –ver el ABC del 19/09/1975, página 21- a ella la acusaron de ser responsable “del Partido Comunista de España” y de haber mantenido una entrevista con Concha Tristán, para ver quien daba la “orden” de atentar contra un teniente de la guardia civil. No tuvo otra acusación, ni siquiera la de dar la “orden”. Fue condenada a muerte. Tenía 20 años.

Concepción Tristán López era gaditana, enfermera de profesión. Había formado parte del grupo sanitario que atendió a los manifestantes heridos en los enfrentamientos del 1º de Mayo del 73. No fue detenida en las caídas de ese mes y continuó su militancia hasta su detención en septiembre de 1975. Era entonces responsable de agitación y propaganda de la zona norte de Madrid. El tribunal militar la acusó de haber mantenido “reuniones” con Sánchez-Bravo –fusilado el 27- para tratar el “atentado” a un teniente de la guardia civil –ver el ABC del 19/09/1975, páginas 21 y 22. No tuvo otra acusación. Fue condenada a muerte. Tenía 21 años.

Ellas, Xussa y Concha, no fueron fusiladas. Aguardaron una semana interminable como reas de muerte hasta que, el consejo de ministros del dictador estimó que estaban embarazadas y conmutó la pena de muerte por la de cadena perpetua. Fueron amnistiadas en 1977.

Y siguieron con sus vidas. Xussa fue periodista y Concha continuó siendo enfermera.

Hoy, uno de los vocales del sangriento tribunal militar que dictó cinco arbitrarias penas de muerte, el entonces capitán de ingenieros José Miguel de la Calle, es Teniente General – la máxima graduación a la que puede aspirar un militar – y ha sido nombrado en 2008 por la Ministra de Guerra, Carmen Chacón, como Jefe del Mando Logístico del Ejército de Tierra, en el circulo de confianza de la ministra.

Nuestras compañeras han muerto ya, anónimamente, sin ruidos, sin reconocimientos.

Nos dejaron sus años revolucionarios. El valor con el que se enfrentaron a la Bestia, ellas jóvenes luchadoras antifascistas.

La revisión de sus arbitrarios juicios y condenas, la reposición de su dignidad militante, no puede significar otra cosa que la revisión del proceso continuista. La revisión de un régimen político que continúa enalteciendo a los verdugos y humillando a sus víctimas. La revisión del estado impuesto en vida por el dictador.

El Teniente General José Miguel de la Calle da su “Enterado” a los asesinatos de estado del 27/9/1975

Actual Jefe del Mando de Apoyo Logístico del Ejército de tierra.

Juanjo Sanz Vigo | Para Kaos en la Red | 3-10-2009

El primer Consejo de guerra que se lleva a cabo tras la entrada en vigor del decreto-ley antiterrorista 27/8/75 , es el del 28 de agosto en Burgos contra los militantes de ETA, José Antonio Garmendia Artola y Ángel Otaegui Etxevarría,

Consejo de guerra presidido por el coronel de Artilleria Jose Urtubia Ramirez. Juez instructor coronel Jose Lasanta Martinez..

El fiscal militar fascista, Carlos Granados Mezquita, leyó su acusación tras cuatro horas y cuarenta minutos de farsa;

“..Garmendia y Otaegui seran condenados a muerte.”

Entre el 28 de agosto y el 19 de septiembre se celebran no dos, sino cuatro Consejos de guerra. La dictadura había decidido incluir a Txiki y a otros seis militantes del FRAP (estos por el procedimiento “sumarísimo) en la carretada de condenas a muerte. En total se pedirían 13 penas de muerte, tres contra miembros de ETA y 10 contra miembros del FRAP.

El 11 de septiembre se celebra el primer Consejo de guerra contra “los cinco del FRAP”

En los estrados del tribunal se sentaban los componentes del Consejo de guerra: el coronel de infantería Francisco Carbonell Cadenas de Llano, que actuaba como presidente; el vocal ponente, capitán auditor Jesús Cejas Mohedano; los capitanes José Rey Mora, Ángel Urquijo Quiroga y Juan García Saro, que actuaban como vocales, y el teniente coronel Ramón González Arnao Díez que actuaba como fiscal.

El teniente coronel del Ejército franquista, Ramón González Arnao, fiscal militar, pedía la pena de muerte para : Manuel Blanco Chivite, periodista. Pablo Mayoral Rueda, mecánico. José Humberto Baena Alonso, peón de fundición. Fernando Sierra Marco estudiante. Vladimiro Fernández Tovar, campesino, detenido y juzgado por el TOP a la edad de 17 años. Desertor del servicio militar al no querer defender los intereses del colonialismo español en el Sahara,

El 17 de septiembre tiene lugar el Consejo de guerra “sumarísimo” contra otros seis militantes antifascistas. La composición del Consejo de guerra será el siguiente:

Presidente, el coronel de caballería, Ricardo Oñate de Pedro: vocal ponente, el comandante auditor, Carlos Rodríguez Devesa, (que era además abogado de la Chrysler y jefe de personal de esa empresa), vocales: el capitán de caballería José García Guerrero, capitán de artillería Pedro Sánchez Castro y capitán de ingenieros, José Miguel de la Calle, mientras los capitanes Julio Nieto González y Fernando Redondo Díaz actuarían como suplentes. El fiscal era el jurídico militar de la I Región: coronel Agustín Puebla Fernández.

Tras dos horas y media de JUICIO POLITICO de la dictadura, al día siguiente 18 de septiembre por la mañana, el juez notificó la sentencia: Ramón García Sanz, José Luis Sánchez Bravo Solla, Concepción Tristán, María Jesús Dasca y Manuel Cañaveras de Gracia eran condenados a pena de muerte.

Los capitanes generales de las tres regiones militares donde se habían celebrado Consejos de guerra, daban su visto bueno:

El general Mateo Prada Canillas, capitán general de Burgos; el general Salvador Bañuls Navarro, capitán general de Cataluña y el general Ángel Campano López, capitán general de la I región militar (Madrid), confirmaron todas las sentencias y las 11 penas de muerte. Ahora le tocaba el turno al gobierno.

León Herrera y Esteban, ante un centenar de periodistas anuncia:

“El gobierno, en relación con cuatro causas instruidas por la jurisdicción militar , ha tenido conocimiento de las correspondientes sentencias y se ha dado por “ENTERADO” de la pena capital impuesta a Ángel Otaegui Echevarría, José Humberto Francisco Baena Alonso, Ramón García Sanz, José Luis Sánchez Bravo Solla y Juan Paredes Manot.”

Seis compañeros son indultados tras la gigantesca presión popular de dentro y fuera del país.

Después de semejante crimen de estado, toda esta cuadrilla de asesinos militares franquistas, africanistas y falangistas son promocionados, ascendidos y premiados. Tanto antes, como después de la llegada del PSOE al gobierno, en 1982.

Todos disfrutaron de generosa pensión a nuestro cargo. Golpistas de pro, como se vería mas tarde y que no se cortaban un pelo al hablar de sus planes abiertamente, incluso delante de su chófer, como el general Ricardo Oñate de Pedro . En 1982 Jefe de la IX Region Militar.

El general de división del Ejército, Francisco Carbonell Cadenas de Llano, fué nombrado en 1979 codirector de Estado Mayor Combinado para coordinación y Pláneamiento. dependiente del Comité Militar Conjunto, creado por el Tratado de Amistad entre España y los Estados Unidos, premiado por esta razón a instancias del Cuartel General del Ejercito de EE.UU.

En 1981 Jefe de la tristemente conocida Division A. Brunete y en 1982 con el PSOE, Jefe de la Auditoria de Guerra de la VI Region Militar.

Gran parte de ellos han muerto, pero su ideologia permanece en cuarteles y Unidades Militares, eso sí , Ejercito modernizado y listo para emprender aventuras invasoras fuera de nuestras fronteras, dispuesto a IMPONER A CAÑONAZOS LA DEMOCRACIA Y LA PAZ DE LOS CEMENTERIOS, allá donde se lo exija las necesidades del IMPERIO U.S.A. Y la OTAN.

Un Jefe militar de los que mandaron al paredón a los fusilados de 1975, aún sigue vivo y mandando. Se trata del Actual Jefe del Mando de Apoyo Logístico del Ejército de tierra (MALE) ascendido por el PSOE en enero 2008. El Teniente General JOSE MIGUEL DE LA CALLE.

En 2008 participa en el Curso de Verano de la UCLM “Universidad, Empresa y Fuerzas Armadas” patrocinado por Maat Gknowledge empresa de tecnología española que lidera alguna de las iniciativas internacionales más importantes sobre la que poder construir sistemas de información para el Sector de Defensa sobre filosofía Cloud Computing/GRID.

– Gestor de Base de Datos Semi-Estructurada (BDSE) entre otros.

En abril 2007 visita Chile formando delegacion del Ejercito español . Dos ejércitos -chileno y español- que se complementan, modernos y leales a su pasado. Uno pinochetista y el otro franquista. Dispuesto el español y su Capitán General de los ejércitos JUAN CARLOS I a cualquier aventura golpista, que garantice el “orden constitucional” (Art. 8)

Una sociedad y país realmente democráticos, jamás permitiría la presencia de torturadores y asesinos en sus aparatos más importantes. NO ES ESE NUESTRO CASO.

Ya lo decía el carnicero Franco ; “TODO ESTA ATADO Y BIEN ATADO” a lo que su pupilo y sucesor Juan Carlos I ,respondió acertadamente ; “ TODO LO QUE SOY SE LO DEBO A FRANCO”

¡¡Perdemos un Generalísimo de los Ejércitos y ganamos un Capitán General !! .

Más de lo mismo.

¡¡Otro militar que habrá que “civilizar” antes que “militarice” a la sociedad civil!!.

Notícia d‘El País:

Amigos y familiares esperaron en Almenara (Castelló) a María Jesús Dasca

JAIME MILLAS – Valencia – 19/07/1977

Desde la nueve de la noche del viernes hasta las tres de la madrugada del sábado estuvieron en los alrededores de la casa de María Jesús Dasca, militante del FRAP condenada a muerte en El Goloso y puesta en libertad el sábado pasado, varios centenares de amigos y vecinos de Almenara (Castellón), así como militantes de los partidos de izquierda. « No puedo explicarle cómo fue la llegada por la emoción -nos comenta su madre, Carmina Penelas- Desde las nueve esperaban todos rendidos y cansados.» La fachada de la casa está cubierta de carteles y su interior lleno de flores. «Bienvenida a casa, tus hermanos», dice uno de los ramos. María Jesús tiene una hermana y tres hermanos.La madre recuerda el primer encuentro con su hija, que ayer se encontraba en Figueras (Gerona), donde su marido cumple el servicio militar. «A las tres menos cuarto vimos subir por la escalera del restaurante a nuestra hija. Yo no puedo llorar¿sabe? Grito y así me desahogo. Todos estaban llorando y teníamos una alegría que no se puede describir.» Una hora antes habían optado por sentarse ante la salida de la prisión, ante unas casas donde daba el sol. « Haremos como Xirinachs, ese señor que ha sido diputado por Barcelona», dijeron con buen humor.

Vicente Dasca, padre de la indultada, tiene 64 años, y trabajaba de comprador de naranjas. Su esposa atiende las labores de la casa. «María Jesús es un pedazo de pan -sigue diciendo- Es muy buena. No digo que no sienta la política. Cada uno tenemos un sentimiento.»

Més informació:

Cinco pensa de muerte en el Consejo de Guerra (ABC, 19 de setembre de 1975)