14 maig 2012

DESVETLLATS NOUS SECRETS DELS NAZIS ACOLLITS PER FRANCO: Otto Skorzeny col·laborà amb el Mossad i amassà una gran fortuna amb el tràfec d’armes

Reproduïm un reportatge publicat per El Mundo on desvetlla secrets del famós heroi nazi Otto Skorzeny, que va viure impunement a l’Estat espanyol gràcies al franquisme, des d’on va fer suculents negocis amb el tràfec d’armes i l’especulació. Un gran arxiu amb nombrós material inèdit ha estat desvetllat recentment, i hi trobem sorpreses com la seua col·laboració amb el Mossad, els serveis secrets israelians, o la seua estreta relació amb un dels fundadors del Club Bildelberg. Què pensaran els neonazis que admiren aquest assassí, quan sàpiguen que col·laborà amb l’estat d’Israel i amb el Club Bildelberg? El mite del nazi íntegre es desmunta.

El jefe de comandos de Hitler quiso formar un ejercito alemán en la España de los cincuenta

El alto mando español, los ex generales de Hitler, funcionarios americanos, Franco, Adenauer y el Vaticano, conocían el proyecto de Otto Skorzeny, revelan nuevos documentos

Internacional | 04/12/2011 – 00:45h

Rafael Poch Rafael Poch Berlín CorresponsalAntiguos altos militares nazis protegidos por el Vaticano, entre ellos el legendario jefe de operaciones especiales de Hitler, Otto Skorzeny, ofrecieron en 1950 a las autoridades españolas un plan para crear en España un ejército formado con nazis alemanes huidos a través de la llamada “ruta de las ratas”, para luchar en la tercera guerra mundial contra el comunismo, un conflicto que se creía inminente.

Se trataba de crear un especie de “ejército alemán en el exilio”, de hasta 200.000 hombres, según los documentos desclasificados por el servicio secreto alemán (BND), donde se dice que el ejército se debía llamar “Legión Carlos V”.

Su cometido era contraatacar tras una eventual ofensiva militar comunista exitosa sobre Europa occidental. Se consideraba que España, a diferencia de Italia y Francia con sus fuertes partidos comunistas, era “segura retaguardia” en tal eventualidad.

La concepción, aparentemente obra de Skorzeny, parece una reedición de los “Werwolf”, la guerrilla organizada por el jefe de las SS, Heinrich Himmler, ayudado por el propio Skorzeny, en septiembre de 1944, con vistas a continuar la guerra en condiciones de ocupación, que no llegó a prosperar. También recuerda a los grupos que la organización antecesora de la CIA organizó con ex nazis en Alemania occidental, para realizar actos de terrorismo y sabotaje en la zona de ocupación soviética de Alemania y posterior República Democrática Alemana.

El plan español dejó un amplio e interesante reguero de documentos que interrelaciona a ex generales y altos oficiales de Hitler, entre ellos el General Hans Speidel, que en 1957 sería nombrado jefe de las fuerzas de tierra de la OTAN en Europa central, Heinz Guderian y Hans von Manteuffel, con generales de Franco como el jefe del Estado Mayor del ejército, Teniente General Juan Vigón, y el ministro de defensa Agustín Muñoz Grandes, seguramente el único general del mundo que fue condecorado a la vez por Hitler y por el Presidente norteamericano David Eisenhower.

Los representantes militares de Estados Unidos en Madrid conocían el plan y fueron consultados. En Alemania el plan era también conocido por los ex nazis reciclados como agentes secretos, casi todos ellos viejos camaradas y conocidos de Skorzeny. Franco en Madrid y el canciller Konrad Adenauer, a quien el propio Skorzeny escribió una carta, estaban al corriente.

Skorzeny vendió concienzudamente su plan en Madrid entre 1950 y 1952, con la ayuda de un monje capuchino, que había sido capellán de la legión Cóndor durante la guerra civil española y luego voluntario de la División Azul en Rusia: el Padre Conrado de Hamburgo, cuyo apellido era MacKey.

En 1952, MacKey escribió una carta de agradecimiento al segundo encargado de asuntos exteriores de la Santa Sede, en nombre de los nazis refugiados en España, por la “cálida y generosa acogida” que éstos habían tenido en España, con ayuda del Vaticano. En ella le aseguraba que “esos refugiados son fieles a la Santa Sede con todo su corazón”. El destinatario de la carta, que lleva fecha de 29 de febrero, era el Cardenal Montini, futuro papa Pablo VI. El capuchino nazi firma la carta como, “encargado del nuncio pontificio de Madrid para la distribución de la ayuda papal a los refugiados alemanes en España”, durante el año 1949.

MacKey estaba en un convento capuchino en España cuando estalló la guerra civil. El convento fue disuelto por los milicianos y él, como extranjero, pudo pasar a la zona franquista. En Madrid fue un apoyo importante para el proyecto del jefe de comandos de Hitler.

Otto Skorzeny, el Sturmbannführer de las SS que en septiembre de 1943 liberó en una audaz operación de comandos a Benito Mussolini, cautivo en un hotel de los Apeninos por el gobierno de Badoglio, y a quien Hitler nombró jefe de sus fuerzas especiales, salió bien librado de los juicios de Nüremberg. Se escapó de un campo de desnacificación y en septiembre de 1950 obtuvo, bajo el nombre de Rolf Steinbauer, un visado español por tres meses que fue firmado por el entonces cónsul español en Francfort, Jorge Spottorno.

En una carta al Teniente General Juan Vigón, de noviembre de 1951, MacKey loa el “acendrado patriotismo cristiano-católico” y valor militar de Skorzeny, al que define como “anticomunista”. Skorzeny, que murió en Madrid en 1975, expone en un informe la oportunidad de “salvar el material humano alemán en el caso de una agresión del Este”.

La carta de MacKey (Padre Conrado) al jefe del Estado Mayor del ejército español, con fecha de 19 de noviembre de aquel año, dice lo siguiente:

“Me permito formular la presente para informar a Vuestra Excelencia que, de mi parte, en cuanto me pueda concernir, apoyo el plan que el antiguo coronel alemán, Don Otto Skorzeny, ahora residente en Madrid, acaba de entregarle a su excelencia con respecto de la formación en España de un Cuadro de oficiales y soldados alemanes especializados, para el caso de guerra.

El año pasado elevé, en un memorándum fechado en La Coruña el día 10 de septiembre, a su Excelencia el Jefe del Estado y Generalísimo de los Ejércitos, una propuesta semejante para la formación de una “Legión” alemana dentro del ejército español, para el caso de una nueva conflagración bélica universal.

Los componentes de esa Legión” o “Cuadro” habían de reclutarse entre los alemanes residentes en España (muchos de los soldados alemanes que fueron prisioneros de los franceses y se escaparon a España a través de los Pirineos, se han quedado en España) y, sobre todo, entre especialistas que se trajeran de Alemania.

He conversado ya varias veces, juntamente con el Sr. Coronel Skorzeny, sobre este plan con el Sr. Teniente Coronel de ese digno alto Estado Mayor, Don Ramón Armada Sabau, así como también con los agregados mlitares de la Embajada de los Estados Unidos de América en Madrid. (…) Tratando con los agregados militares norteamericanos acerca de este proyecto, he notado que tienen el mayor respeto y aprecio del Coronel Sr. Skorzeny en cuanto a su valía personal y capacidad militar.”

La inminente subasta de estos documentos en Estados Unidos, a cargo de una empresa de Stamford (Connecticut) especializada en documentos históricos, ha precipitado, al parecer, en Alemania, la divulgación de aspectos del fichero de Skorzeny que hay en el archivo del opaco BND, el servicio secreto alemán, que fue creado en aquellos años por un nazi, Reinhardt Gehlen, antiguo jefe de inteligencia del frente del Este durante la guerra, posteriormente reclutado por Estados Unidos contra la URSS.

La aparición de esos documentos, que saldrán a la venta la semana que viene a un precio inicial de 15.000 dólares, no hace sino recordar el turbio papel del BND, desde sus orígenes hasta el día de hoy. Eso podría haber determinado que el diario Bild, habitual portavoz del BND, publicara el viernes pasado una breve nota sobre las fichas de Otto Skorzeny, para disolver esa impresión.

“Por encargo de Bild el BND ha divulgado, en gran parte, sus hasta ahora secretas fichas sobre Skorzeny”, señalaba el diario. Las fichas muestran que el BND estaba al corriente de las andanzas del antiguo jefe de comandos, de quien se dice que vive en España, que tiene una granja en el Congo, una “enorme cuenta bancaria” en Francfort, y que vende armas en países árabes entre los años 1952 y 1958.

La historia de la Alemania de los años cincuenta, con la masiva utilización de cuadros nazis en la judicatura, la policía y la administración del Estado de la República Federal Alemana, es, junto con las interioridades de la reunificación de 1990, uno de los temas más oscuros, inconvenientes e interesantes de la Alemania de hoy.

Otto Skorzeny, las SS y el Gladio

Otto Skorzeny fue miembro de las SS y calificado por los Aliados como “el hombre más peligroso de Europa”.

Nacido en Austria en una familia de posible ascendencia polaca, en 1908. A los 18 años entra en la Universidad de Viena para estudiar ingeniería. Allí se une a un club de esgrima y recibe un corte en la cara que le dejará una cicatriz para toda la vida, y que lucirá con orgullo.

En 1938 Austria y Alemania se unifican bajo el gobierno de Hitler, también nacido en  Austria. Ein Volk, Ein Reich, Ein Führer y todo eso. Otto simpatiza con el nazismo y al estallar la Segunda Guerra Mundial en el 39 se ofrece como piloto a la Luftwaffe, pero es rechazado por tener 30 años. Como mide 1.90 le proponen para las Waffen SS dentro de la guardia personal de Hitler.

Durante la guerra participó en las campañas de Francia, Holanda, y los Balcanes. En 1942, durante la campaña en Rusia, es herido levemente en la nuca por una pieza de metralla. Se toma una aspirina y sigue luchando, pero acaba enfermando y es enviado a un hospital de Viena con la Cruz de Hierro al valor.

Después es destinado a los servicios de inteligencia y al entrenamiento de comandos.  Hitler lo selecciona para participar en el rescate de Mussolini, que había sido depuesto en Italia y encerrado en un lugar desconocido. La Operación Roble es un éxito y Skorzeny logra gran fama.

Skorzeny recibe el encargo de capturar al mariscal Tito, pero no lo consigue. Durante un atentado contra Hitler (Operación Valquiria) se hace con el control de Berlín y captura a los conspiradores. Tras otra serie de operaciones recibe la orden de infiltrar 80 soldados alemanes entre los Aliados usando uniformes enemigos, y sembrar la confusión mediante sabotajes. Los Aliados llegaron a temer que los infiltrados atacaran al general Eisenhower.

Cuando la derrota alemana era inevitable comenzó a entrenar una red de fuerzas stay-behind (resistencia en caso de ocupación), los Werwölfe, pero en vista de que no disponía de equipo ni hombres suficientes se supone que desvió los efectivos para organizar la huída de nazis hacia España y Argentina. El 8 de mayo de 1945 Otto Skorzeny se entrega al ejército de los EEUU.

insignia Werwolf

Dos años después será juzgado en Dachau por su maniobra de disfrazar soldados con uniforme enemigo, algo prohibido por las leyes de la guerra. Sin embargo los Aliados parecen dispuestos a sacar provecho de su antiguo enemigo; en primer lugar presentan a un agente británico para que testifique a su favor que los Aliados hicieron lo mismo que él, en segundo lugar unos meses más tarde le ayudan a escapar de prisión simulando un rescate nazi. El propio Skorzeny siempre sostuvo que los americanos fueron los que le soltaron.

Skorzeny se instala en Madrid sin que nadie le persiga, y monta una empresa de ingeniería (se convierte en representante de Krupp) mientras sigue coordinando la ayuda a ex-miembros de las SS (incluyendo al doctor Mengele). Escribe sus memorias, que resultan interesantes desde un punto de vista histórico para conocer el lado nazi de la guerra, pero que por supuesto contienen apología y propaganda del nazismo.

Mientras tanto la OTAN ha montado su propia red stay-behind en Europa occidental para enfrentarse a la posibilidad de una invasión soviética. Esa es la excusa, pero el objetivo se convierte en apoyar a los políticos proclives a EEUU y castigar a los que discrepen mediante actos de terrorismo, como conocemos por la Operación Gladio en el caso de Italia. Es habitual que esta red utilice ex-nazis y miembros de la extrema derecha.

Reinhard Gehlen, 1943

El ex-general nazi Reinhard Gehlen trabajaba para la CIA (también llegó a ser jefe de los servicios secretos de la República Federal de Alemania tras la guerra), y por encargo de EEUU contrató a Skorzeny en los años 50 para entrenar el ejército egipcio. También formó otra organización de ex-SS en Sudamérica (die Spinne) cuyos miembros ganaron influencia en los regímenes más o menos dictatoriales patrocinados por EEUU. Y en los 60 fundó Paladin Group (con sede en España), una especie de empresa de mercenarios que trabajó para la Sudáfrica del Apartheid, la Libia de Gadafi, y la junta militar de Grecia. No sería de extrañar que realizasen encargos para la red Gladio.

Gladio se usaba para cometer atentados de “falsa bandera” contra civiles, culpando a grupos comunistas o contrarios al gobierno amigo, y para cometer atentados contra los propios comunistas o contrarios al gobierno amigo. Otros grupos que actuaban en Europa estaban financiados por la URSS. Es muy complicado saber quienes fueron los verdaderos responsables de algunas acciones. El propio Adolfo Suárez dijo “Me voy sin saber si ETA cobra en rublos o dólares”.

Skorzeny muere en 1975, unos meses antes que Franco. Las redes Gladio siguieron operativas en los 80, así como Paladin Group. En 1990 se empezó a investigar el tema, primero en Italia y luego en el resto de Europa. ¿Se disolvieron o siguen actuando en la actualidad? No faltan las teorías de la conspiración que afirman que siguen actuando, esta vez organizando atentados en nombre de al-Qaeda para favorecer que la opinión pública apoye las guerras de EEUU en Irak y Afganistán. O incluso de haber actuado en los atentados de Oslo. Según estas teorías el plan era culpar a al-Qaeda (así ocurrió en varios medios), pero se habría visto frustrado por el excesivo entusiasmo del asesino detenido (que no debería haber sido detenido sino limitarse a explotar un coche), o bien castigar al gobierno noruego por retirarse de la guerra en Libia y apoyar la creación del estado palestino. El caso es que la red Gladio también actuaba en Noruega, con el nombre R.O.C., pero no he encontrado más datos.

LA HUELLA DE LA BOTA: dels nazis refugiats per Franco a la nova extrema dreta

El nou treball del periodista valencià Joan Cantarero desvetlla la relació dels nazis refugiats a l’Estat espanyol i les formacions legals actuals de l’extrema dreta populista. L’autor de “Los amos de la prostitución en España“, que revel·lava la relació de l’extrema dreta espanyola amb el fosc món de la prostitució, presentà ahir 16 de febrer a Madrid el seu nou treball, “La Huella de la bota: de los nazis del franquismo a la nueva ultraderecha” (Temas de Hoy, Editorial Planeta), un imprescindible document que desgrana les organitzacions més actives, les estratègies dels partits neofeixistes i els personatges clau en la reorganització nazi a l’Estat durant el franquisme i fins a l’actualitat, com Otto Remer, Aribert Heim, Leon Degrelle, Fredrik Jensen o Theodor Souceck o Herbert Schaeffer. Més enllà de la pàtina històrica, ofereix una radiografia rigorosa dels actuals líders de l’extrema dreta, que sota el discurs i context democràtic, tracten d’assaltar les institucions amagant les esvàstiques per enganyar l’electorat. Descriu també les rivalitats i l’odi entre diferents grups ultres, i els camuflatges d’algunes associacions nazis sota eufemismes ecologistes o culturals. Explica les darreres operacions policials contra grups neonazis com Hammerskin, Blood & Honour o Frente Anti Sistema i la relació d’alguns membres amb partits polítics ultres legals. El llibre conté tota una sèrie de detalls inèdits a base de filtracions, de confessions, i de la pròpia experiència de l’autor, que porta anys investigant la màfia ultradretana a l’Estat espanyol. Durant la roda de premsa, Cantarero explicà que el discurs de les ‘tribus urbanes’ no serveix per explicar el problema dels grups ultres, i denuncià la indolència de l’Estat en aquesta matèria. En canvi, malgrat la impunitat que encara envolta l’activitat d’aquests grups, reconegué alguns avanços, com la creació d’una Fiscalia especial per delictes d’odi a Barcelona i Madrid, la sentència per associació il·lícita contra Hammerskin, o l’aplicació de l’agreujant de crim ideològic en l’assassinat de Carlos Palomino, la mare del qual estava entre el públic de la roda de premsa. Per la seua banda, el president de Movimiento Contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, que acompanyava l’autor durant l’acte, afirmà que actualment ens trobem amb l’ofensiva ultra més virulenta des del 23-F, i demanà acabar d’una vegada amb el discurs de les tribus urbanes, demanant a l’Estat que actue d’una vegada contra els difusors de l’odi i la intolerància. Ambdós exigiren el tancament dels webs neonazis i racistes, la il·legalització dels partits i organitzacions nazi-feixistes i la creació d’instruments per combatre’ls eficaçment com altres països ja tenen.

“Lo que vale contra los etarras también sirve para los neonazis” (Público)

Cantarero denuncia filtraciones policiales a la ultraderecha y la pasividad del Estado ante las bandas neonazis (Levante-Emv)

´Los genocidas de la SS viven aquí a cuerpo de rey´ (Levante-Emv)

Cantarero: “La investigació de les màfies de la prostitució ens va portar a l’extrema dreta” (L’Informatiu)
La huella de la bota: de los nazis del franquismo a la nueva ultraderecha

EL PRIMER LIBRO QUE IDENTIFICA A TODOS LOS LÍDERES DE LA NUEVA ULTRADERECHA RACISTA Y XENÓFOBA DENUCIA LA UTILIZACIÓN DE INTERNET COMO HERRAMIENTA PARA DIFUNDIR Y ORGANIZAR A LAS BANDAS NEONAZIS.

•¿Qué se esconde detrás de las acciones violentas de las bandas ultras?

•¿Quiénes son, cómo se organizan y qué planes de futuro tienen las nuevas organizaciones legales de la ultraderecha?

•¿Cuáles son sus homólogos internacionales?

•¿Quiénes son los criminales de guerra nazis que todavía se esconden en nuestro país que alientan el neonazismo?

•¿Qué agentes de las SS , considerados sospechosos de ayudar a escapar al último criminal nazi, el doctor Aribert Heim, apoyan la formación de nuevos activistas neonazis en España?

•¿Dónde están sus guaridas?

•¿Cómo se les combate?

En los últimos diez años, las bandas ultras y neonazis han protagonizado anualmente en España una media de cuatro mil acciones callejeras violentas y, tras la transición hasta nuestros días, cerca de un centenar de homicidios. El origen de estos grupos, que en realidad constituyen el eslabón más frágil y manipulable de las organizaciones de ultraderecha legalmente constituidas y registradas en el Ministerio del Interior con todas las bendiciones, se remontan a finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando los nazis europeos refugiados en nuestro país encontraron la complicidad del régimen franquista para seguir difundiendo su ideología racista, a pesar de la derrota bélica.

La persecución policial internacional en España, iniciada en los años 80, para dar caza al último criminal de guerra nazi, el doctor Aribert Heim, conocido como el carnicero de Mauthausen, ha servido al menos para poner al descubierto a los oficiales de las SS que desde la Costa del Sol alientan y forman intelectualmente a las nuevas bandas neonazis, además de dar cobertura a los negacionismo del Holocausto buscados por la Justicia Internacional. Este libro pone de manifiesto que el pasado nazi sigue vive en España.