7 maig 2013

El responsable dels camps de concentració nazis a Croàcia va viure a Carcaixent durant 25 anys

El periodista valencià Francesc Bayarri va publicar l’any 2006 ‘Cita a Sarajevo‘, on explicava la història del criminal de guerra Vjekoslav Luburic, conegut com Maks El Carnisser, responsable del camp nazi de Jasenovac, on s’hi va assassinar vora 700.000 persones. Arxius secrets dels propis nazis el qualificaven de ‘sàdic extrem’ i de ‘malalt mental’. Luburic, que des de l’exili continuà difonent les seues tesis nazis i ultranacionalistes croates, seria assassinat per un compatriota a Carcaixent, on va viure sota un nom fals emparat pel franquisme i amb la connivència de representants de l’Esglèsia catòlica. Ara, Bayarri ha tingut accès a nova documentació que aporta encara més incògnites a la mort del criminal de guerra. Rescatem el cas.

“El responsable dels camps de concentració croats va estar a València durant 25 anys”

Lucas Marco – L’avanç

El periodista valencià Francesc Bayarri explica en aquesta entrevista la seua investigació periodística sobre l’assassinat d’un important criminal croat acollit pel franquisme al País Valencià. El resultat de tres anys d’investigació és el llibre “Cita a Sarajevo”.

El periodista valencià Francesc Bayarri (Almàssera, 1961) publica ‘Cita a Sarajevo’ (Col·lecció El Tàvec de l’Eixam Edicions, 2006), una intrigant i minuciosa investigació periodística que portarà el lector des de Carcaixent fins a Sarajevo, passant per Madrid i Barcelona. L’any 1969, el general croat Vjekoslav Luburic moria assassinat a Carcaixent (La Ribera Alta) a mans d’un suposat espia comunista de la Iugoslàvia de Tito, el jove Ilija Stanic. Luburic, responsable dels camps de concentració de la Croàcia nazi de la Segona Guerra Mundial, fou un dels tants criminals acollits pel règim franquista. L’estiu del 2003, més de tres dècades després dels fets, Bayarri localitza a Sarajevo l’enigmàtic personatge buscat durant dècades per la Interpol. El resultat de tres anys d’investigació és ‘Cita a Sarajevo’, una narració periodística que ofereix la versió d’Stanic sobre els fets del 1969, la qual “capgira tot el que s’havia dit fins ara”.

D’on sorgeix la idea d’investigar l’assassinat del general Luburic tants anys després?

Era un repte molt atractiu pels dos personatges. La víctima, no era un assassinat comú, és un personatge important dins del que va ser la Croàcia nazi dels anys 40, era el responsable dels camps de concentració. A més uns camps de concentració especialment brutals, a diferència dels altres camps d’Alemanya o de Polònia on tot l’horror es va conèixer una vegada els aliats anaven conquerint territori nazi, en el camp de concentració dels Balcans, eren públics. En la premsa, el govern croat, feia públic que tenia armament per a exterminar els ortodoxos… El màxim responsable de tanta brutalitat pública era Vjekoslav Luburic i va estar a València durant 25 on va ser assassinat. Un primer punt atractiu és que hi havia un assassinat d’una persona realment important.

L’altre protagonista era també d’un atractiu molt poderós perquè era una persona que no havia sigut mai detinguda malgrat ser l’únic processat. Encara que havien passat anys per començar la investigació, era un cas obert i per tant tenia un atractiu periodístic afegit, calia d’alguna manera intentar tancar aquest cas.

El règim franquista va acollir mols exiliats nacionalistes croats. Quines eren les activitats polítiques de l’exili croat i les seues relacions amb el franquisme?

Les relacions amb el franquisme eren evidents perquè el règim franquista va ser un dels grans protectors dels fugitius nazis d’aquella època, hi havien croats, hi havien molts nazis d’Alemanya, francesos, belgues i d’altres països que havien col·laborat amb els règims nazis i feixistes de l’època. Passava igual amb l’Argentina de Perón que va acollir molts refugiats, fet desconegut per moltes persones. Les relacions eren de màxima protecció, se’ls facilitava documentació falsa oficial; per exemple Luburic tenia un carnet d’identitat i un passaport a nom de Vicente Pérez García. El màxim dirigent de la Croàcia nazi, que era Ante Pavelic i tota la seua família va acabar morint a Madrid perquè vivia refugiat a l’Argentina però va patir un atemptat i va acabar venint ací. Tenien protecció al màxim nivell i des d’ací, en el cas de Luburic, allò que feia era bàsicament propaganda, el que tenia a Carcaixent era una impremta on editaven llibres en croat que distribuïen entre els exiliats, editaven una revista que es deia Drina.

Luburic va crear un grup d’acció directa que quan va ser assassinat no havia tingut una gran activitat pública en Europa, però eixe mateix grup és el sospitós de l’assassinat, posteriorment a la mort de Luburic, d’un diplomàtic iugoslau a Suècia, és a dir, es tractava d’un grup realment violent. Estem parlant d’una època de guerra freda però que entre els serveis secrets de diversos països era una guerra molt poc freda, era una guerra directa.

Quines relacions tenia Luburic amb el règim que l’acollia?

El seu màxim protector en el règim franquista era Muñoz Grandes, que havia estat cap de la División Azul i que va ser ministre durant diferents governs de Franco. Amb qui es movia a Madrid era la gent de Muñoz Grandes, i a València, ell tenia una relació íntima amb el pare Miguel Oltra que era el director del col·legi de franciscans de Carcaixent i que era conseller de la família de Franco, sobretot de la seua dona. També hi havia els ex divisionaris, per eixa relació amb Muñoz Grandes, que es reunien a la cafeteria Monterrey de tant en tant per fer tertúlia. A més, ell dirigia a tota una sèrie de croats però estava enfrontat amb la família de Pavelic, que era l’altre grup de croats que vivia a Madrid.

El tema dels franciscans és interessant perque van ser els que el van ajudar a fugir. Ell va entrar a Espanya disfressat de franciscà l’any 47. Entre el final de la guerra, l’any 45, fins el 47 va viure dos anys protegit pels franciscans en diferents monestirs d’una ruta que hi havia i que era utilitzada per molts dels nazis que després acabaven anant a Argentina.

Què va significar el seu assassinat en el context de l’Espanya franquista?

És un tema important. Un dels eslògans del franquisme havia estat el mite de la pau. Era una pau dels cementeris, òbviament. Durant els anys 40 i una part dels anys 50 hi havia maquis lluitant contra el franquisme però tot això s’amagava absolutament en els mitjans de comunicació. ETA i altres grups van començar a funcionar a finals dels anys 60. Fins eixe moment el franquisme sí que havia pogut amagar tot això, a més de la repressió a les presons i els afusellaments massius. A partir d’un cert moment que coincideix també amb la liberalització de la llei de premsa, s’elimina la censura prèvia i es crea una escletxa on es cola certa informació. Si fins aquell moment s’havia pogut amagar la violència política, a partir d’aquí va ser impossible. No es pot amagar l’assassinat de Carcaixent com no pots amagar un atemptat d’ETA al País Basc. Dins de la propaganda franquista el cas d’ETA era molt localitzat, eren separatistes bascs, però el cas de Carcaixent de Luburic era més difícil perquè el franquisme volia atribuir als comunistes l’autoria, però així resultava que la pau franquista ja no existia. És divertit estudiar els equilibris tan estranys que fan els periodistes de l’època.

A més, comentes en el llibre que la investigació periodística de l’època és correcta, aporta moltes dades…

Les dades estan molt bé, el que no explica es que hi havien camps de concentració a Croàcia i que aquest home vivia protegit. Les dades de l’hemeroteca són magnífiques, per una raó i és que en aquell moment periodistes, policies i jutges eren tot el mateix. Tot això provoca que es contaren tota una sèrie de coses que hui per hui un periodista, en un sistema democràtic se suposa que més obert, tindria moltes dificultats per dir. En l’estudi de l’hemeroteca arribes a aconseguir dades que avui dia seria molt difícil trobar.

El llibre aporta també una visió sobre el passat i el present de l’ex Iugoslàvia. Com influeixen els diferents plànols en la recerca d’aquest enigmàtic personatge i en la seua posterior recerca?

Hi havia plànols distints que no era fàcil traslladar. Per entendre l’assassinat del 69 s’havia d’explicar què havia passat a la segona Guerra Mundial als Balcans i, en concret, a Sarajevo. D’altra banda, per entendre quina és la versió que en aquests moments ofereix Ilija Stanic, s’ha d’entendre en quina ciutat i en quin context viu. El Sarajevo actual és una ciutat molt complicada on fa deu anys es va produir una situació terrible que tot el món coneix. Si ací han passat 70 anys de la Guerra Civil i per a determinades persones encara resulta molt difícil parlar de determinats aspectes, en una situació en la que botxins i víctimes conviuen en els mateixos carrers, la veritat és que resulta molt difícil que la gent parle amb absoluta llibertat. Per tant sí que havia de donar una sèrie de dades sobre el que és la societat bòsnia i la societat croata actual, per entendre i situar les actuacions d’Stanic. En eixe marc he intentat eixos dobles plànols. Són tres moments històrics: la segona Guerra Mundial, l’any 69 a l’Espanya franquista, que en eixe moment conviu amb la Iugoslàvia de Tito que tenen unes característiques molt especials, completament esborrades i el moment actual en el qual es produeix la investigació periodística i es dóna a conèixer per primera vegada la versió d’Stanic sobre els fets de l’any 69. És una versió que capgira tot el que s’havia dit fins ara i que alhora és una versió que s’ha de prendre amb molta cura.

La investigació forma part d’un projecte més ample que inclou un documental. En quin punt es troba aquesta part del projecte? Hi haurà traduccions del llibre pels lectors dels Balcans?

Això depèn de la productora. Tal com està plantejat el documental inicialment és un projecte molt ambiciós i això significa que necessita un gran finançament. Estic convençut que el tema ha d’interessar a diverses televisions, fins i tot televisions dels Balcans. El llibre de fet, ja està interessant allà, i algunes persones s’han posat en contacte interessant-se pel llibre. Espere que el llibre siga traduït a altres idiomes, i que un d’ells siga el serbocroat.

DOCUMENTAL SOBRE EL CAMP DE CONCENTRACIÓ DE JASENOVAC (Croàcia) DEL QUÈ FOU RESPONSABLE LUBURIC.

Don Vicente, el monstruo de los Balcanes

El nazi croata Maks Luburic encontró asilo en Valencia, donde fue asesinado

JESÚS CENTENO MADRID 14/02/2009

El aroma inconfundible de los naranjos se extiende por toda la ribera del Júcar. La primavera ya se deja notar, y algunos vecinos de Carcaixent (Valencia) aprovechan para pasar el día en la playa. Es mediodía y en la calle de Santa Ana, número 33, un extraño ermitaño llamado Vjekoslav Luburic se sirve un café… cuando de pronto alguien le golpea con una barra de hierro en la nuca. Es Ilya Stanic, su ayudante, quien le clava un puñal siete veces hasta que muere. Después, arrastra el cadáver a la habitación y lo empuja debajo de la cama. “Como si nada hubiera pasado, limpia la sangre, se lava las manos, echa una ojeada al frigorífico y prepara el almuerzo. Luego abandona la casa y desaparece para siempre”, describe la crónica negra publicada en el Levante del 25 de abril de 1969, cinco días después de los hechos.

Hasta el momento de su muerte, Maks Luburic vivió oculto en España durante más de 40 años bajo la protección del franquismo. Nacido en 1914 en Ljubuski, en la actual Bosnia Herzegovina, su historia es digna de Hollywood: en 1931 se enroló en el movimiento Ustase, organización fascista que defendía la supremacía étnica del pueblo croata. Cuando el político y militar Ante Pavelic formó en 1941 el Estado Independiente deCroacia reino que sirvió a los intereses del Eje durante sus cinco años de existencia Luburic fue nombrado general.

En el infierno de Dante

Tras declarar el partido único, la Ustase comenzó hostilidades contra la resistencia yugoslava comandada por Tito. Luburic comandó el campo de concentración de Jasenovac, uno de los más crueles que hayan existido, calificado por el general nazi Von Horsteneatu como el “epítome del horror”.

Digno del infierno de Dante, en él murieron al menos 150.000 personas, la mayoría serbios. Luburic se ganó los calificativos de “sádico extremo” y “enfermo mental” por sus atrocidades. Un ejemplo: los guardias llegaron a establecer un concurso consistente en matar al mayor número de prisioneros mediante un único corte de cuchillo en el cuello.

Pero la guerra terminó, los partisanos se hicieron con los Balcanes y muchos Ustase fueron juzgados y condenados a muerte. No todos: algunos escaparon, protegidos por la Iglesia. Luburic llegó a España, disfrazado de franciscano, y se estableció en Benigànim, Valencia. Se casó, tuvo cuatro hijos y montó una granja. El matrimonio fracasó y el general probó suerte en Carcaixent. Allí montó una imprenta, en la que editaba libros y revistas para los exiliados de la Ustase.

El general polaco

El régimen de Franco le dio documentación falsa y un nuevo nombre: Vicente Pérez García. No pasó desapercibido. “Le llamaban don Vicente, o el general polaco, porque la gente sabía que era extranjero, pero no de dónde. Lo vendieron como un militar que había luchado contra los comunistas y los guardias civiles lo respetaban. Tenía buena relación con las altas esferas, como el general Agustín Muñoz Grandes, ex División Azul. Todo el mundo sabía que estaba protegido”, explica Francesc Bayarri, periodista valenciano que, tras una ardua investigación recogida en el libro Cita en Sarajevo (Montesinos), encontró al asesino, huido de la justicia durante décadas.

Tras cometer el crimen, Stanic huyó en taxi a Valencia y alquiló un coche hasta Barcelona, donde se le perdió la pista. La Interpol lo situó en Australia en 1975, pero los jueces dieron carpetazo al asunto. La pista era falsa. “Stanic cuya historia se recogerá en un documental regresó a Yugoslavia, donde vivió desde entonces. Allí le encontré”, explica Bayarri.

¿Era Stanic el Ramón Mercader de los Balcanes? Esa fue la versión que difundió el franquismo. “La prensa insistió en que era un espía comunista enviado por Tito, mientras Luburic era presentado como un patriota y gran católico”, resalta Bayarri, que apuesta más por el móvil pasional para explicar el homicidio. Cuando encontró a Stanic, el delito ya había prescrito: “Me aseguró que el crimen se debía a un ajuste de cuentas entre los exiliados croatas”. Pero, a pesar del testimonio, el terrible crimen sigue siendo una incógnita.

 

La verdad del caso Luburic

Domingo.8 de octubre de 2006 – Anna María Roig
El general Vjekoslav Luburic fue brutalmente asesinado en su casa de Carcaixent el 20 de abril de 1969. La policía buscó sin éxito a Ilija Stanic en lugares tan remotos como Australia. El crimen está prescrito penalmente desde 1996.

La productora valenciana Malvarrosa Media financió una investigación de tres años del periodista Francesc Bayarri con el objetivo de realizar un documental televisivo sobre el caso. El documental se encuentra actualmente en fase de preparación, pero Bayarri ha escrito un libro, titulado «Cita a Sarajevo», que la editorial L’Eixam pondrá en las librerías la próxima semana.

Vjekoslav Luburic vivía en España protegido por el régimen franquista, que le había facilitado documentación falsa a nombre de Vicente Pérez García. Poseía una imprenta en la calle de Santa Ana de Carcaixent, donde tenía contratados trabajadores croatas y españoles. Allí se imprimían revistas y documentos en lengua croata, destinados a combatir con propaganda a la Yugoslavia comunista del mariscal Tito. Ilija Stanic era un joven empleado de la imprenta que se había ganado la confianza del ex general. Tras el hallazgo del cadáver de Luburic, en la mañana del lunes 21 de abril, la policía centró sus investigaciones únicamente en Stanic, quien desapareció con dirección a Barcelona en la tarde del mismo domingo. Los agentes interrogaron a los testigos clave, pero todo el rastro se perdía a las 20 horas del domingo en la Estación de Francia de Barcelona. En 1975, la Interpol comunicó al juez de Alzira que Stanic «había sido encontrado» en Australia. El caso se reabrió durante un año, pero la ausencia de más noticias llevó al juez a archivar de nuevo el expediente en 1976. En realidad, Ilija Stanic nunca pisó suelo australiano. Regresó a Yugoslavia y ha vivido en diferentes ciudades. Desde hace años reside en Sarajevo, donde ha formado una familia y tiene un empleo estable. Vivió de forma trágica el sitio de la ciudad durante la reciente guerra civil, pero ningún integrante de su familia murió en la guerra. El próximo 19 de octubre, Ilija Stanic cumplirá 61 años. El periodista Francesc Bayarri logró hablar con él en Sarajevo durante el verano de 2003. Las conversaciones posteriores para conseguir que Stanic accediera a ser entrevistado se prolongaron durante meses. Finalmente, un equipo de la productora voló a Sarajevo para grabar la entrevista. «Cita a Sarajevo» es tanto un relato de la investigación periodística llevada a cabo para localizar a Stanic, como la reconstrucción del crimen de 1969 a partir de los nuevos datos obtenidos. El libro incluye fragmentos del expediente policial de los servicios secretos de la Yugoslavia de Tito, la versión ofrecida por el propio Stanic, y una hipótesis del autor sobre la realidad de los hechos. Hasta ahora, las informaciones periodísticas sobre el caso y las páginas web sobre los genocidios de la Segunda Guerra Mundial coincidían en afirmar que Stanic era un espía comunista al servicio de Tito. Las atrocidades de Luburic en los Balcanes y las actividades opositoras efectuadas posteriormente desde España explicaban el crimen del año 1969, según las mismas fuentes. El expediente oficial de los archivos de la ex Yugoslavia comunista parece confirmar esa versión, aunque incurre en una larga lista de errores y sospechosas afirmaciones.

Stanic admite ahora que se benefició de privilegios al regresar a Yugoslavia, y que gozó de protección y de documentación oficial falsa para evitar ser localizado. Su versión de los hechos, sin embargo, presenta lagunas y contradicciones.

Después de tres años de investigación, el autor de «Cita a Sarajevo» afirma que nada es lo que parece detrás de este crimen. Stanic no resulta ser un superagente perfecto, tal como se desprende de las informaciones divulgadas hasta ahora. Tampoco la imagen de Luburic coincide con algunos de los clichés difundidos. Finalmente, la huída de Stanic hacia la impunidad no se ejecutó siguiendo un plan estudiado al milímetro. Para acabar de complicar la historia, la vida más reciente de Ilija Stanic nada tiene que ver con la clandestinidad total que se le supone a un espía y, menos aún, a un perseguido por un asesinato.

La tumba de Luburic continúa presidiendo hoy día el cementerio de Carcaixent. Un grupo de extremistas croatas, llegados desde la capital, Zagreb, visitó hace unos años la tumba del ex general, a quien rindieron homenaje. Sin embargo, la Croacia independiente actual, con un sistema democrático y candidata a ingresar en la Unión Europa, reniega de la etapa negra de los años cuarenta del siglo pasado. El principal campo de concentración croata fue el de Jasenovac, donde pudieron ser asesinadas unas 150.000 personas (Luburic fue responsable de ese campo durante meses). Un recuerdo incómodo para un país de la Europa del siglo XXI.

La imprenta de la calle de Santa Ana cerró sus puertas pocos años después del crimen, y los cuatro hijos de Luburic se marcharon poco después de Carcaixent.

El general croata estaba separado de su mujer, Isabel Hernáiz. La mayoría de los dirigentes de la Croacia independiente huyeron a la Argentina de Perón y a la España de Franco. En Madrid murió en 1959 el mismo Ante Pavelic. Esa protección explica la presencia en Carcaixent de Luburic.

Un lugar de peregrinación para la ultraderecha de Croacia

La tumba de Luburic continúa presidiendo hoy día el cementerio de Carcaixent. Un grupo de extremistas croatas, llegados desde la capital, Zagreb, visitó hace unos años la tumba del ex general, a quien rindieron homenaje.

Sin embargo, la Croacia independiente actual, con un sistema democrático y candidata a ingresar en la UE, reniega de la etapa negra de los años cuarenta del siglo pasado. El principal campo de concentración croata fue el de Jasenovac, donde pudieron ser asesinadas más de medio millón de personas (Luburic fue responsable de ese campo durante meses). Un recuerdo incómodo para un país de la Europa del siglo XXI.

La imprenta de la calle de Santa Ana cerró sus puertas pocos años después del crimen, y los cuatro hijos de Luburic se marcharon poco después de Carcaixent. El general croata estaba separado de su mujer, la española Isabel Hernáiz. Antes de llegar a Carcaixent, Luburic, había vivido un tiempo en Benigànim.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la actual Croacia independiente y la mayor parte de Bosnia y Hercegovina integraron la denominada Gran Croacia, cuyo presidente era Ante Pavelic. Aquella Croacia combatió junto a nazis alemanes y fascistas italianos. El avance de los partisanos de Tito acabó con aquel período. La mayoría de los dirigentes de la Croacia independiente huyeron en un primer momento a la Argentina de Perón y a la España de Franco. En Madrid murió en 1959 el mismo Ante Pavelic. Esa protección explica la presencia en Carcaixent de Vjekoslav Luburic.

Fotografías en la basura

El paso del genocida croata por Carcaixent aún no está del todo claro, puesto a pesar del tiempo transcurrido los que le conocieron todavía son reacios a hablar. Prueba de este secretismo es la llamada anónima que recibió un periodista de la edición de la Ribera de Levante-EMV hace unos 10 años, tras la publicación de un articulo sobre Luburic.

Al otro lado del teléfono, una voz le ordenó que se dirigiera a un molino abandonado de Carcaixent donde encontraría una caja con una cinta rosa. En el lugar indicado halló una caja con los contactos del entierro del general y la imagen que hoy aparece en portada.

Un periodista valenciano halla en Bosnia al presunto asesino del general Luburic

Levante-EMV, Valencia

Ilija Stanic, el único procesado por el asesinato del general Vjekoslav Luburic, ocurrido en Carcaixent en el año 1969, está vivo y reside en Sarajevo, la actual capital de Bosnia y Hercegovina. Stanic ha conseguido escapar de la Interpol durante 37 años, pero una investigación periodística valenciana ha logrado localizarle.

La víctima, que había dirigido campos de concentración en la Croacia nazi de la Segunda Guerra Mundial, fue brutalmente asesinada en su casa de Carcaixent el 20 de abril de 1969. La policía buscó sin éxito a Stanic en lugares tan remotos como Australia. El crimen está prescrito penalmente desde 1996.
La productora valenciana Malvarrosa Media financió una investigación de tres años del periodista Francesc Bayarri con el objetivo de realizar un documental televisivo sobre el caso. El documental se encuentra actualmente en fase de preparación, pero Bayarri ha escrito un libro, titulado Cita a Sarajevo, que la editorial L’Eixam pondrá en las librerías hoy sábado.

Luburic vivía en España protegido por el régimen franquista, que le había facilitado documentación falsa a nombre de Vicente Pérez García. Poseía una imprenta en la calle de Santa Ana de Carcaixent, donde tenía contratados trabajadores croatas y españoles. Allí se imprimían revistas y documentos en lengua croata, destinados a combatir con propaganda a la Yugoslavia comunista del mariscal Tito.

Ilija Stanic era un joven empleado de la imprenta que se había ganado la confianza del ex general. Tras el hallazgo del cadáver de Luburic, en la mañana del lunes 21 de abril, la policía centró sus investigaciones únicamente en Stanic, quien desapareció con dirección a Barcelona en la tarde del mismo domingo. Los agentes interrogaron a los testigos clave, pero todo el rastro se perdía a las 20 horas del domingo en la Estación de Francia de Barcelona. En 1975, la Interpol comunicó al juez de Alzira que Stanic «había sido encontrado» en Australia. El caso se reabrió durante un año, pero la ausencia de más noticias llevó al juez a archivar de nuevo el expediente en 1976.

Le buscaron hasta en Australia

En realidad, Stanic nunca pisó suelo australiano. Regresó a Yugoslavia y ha vivido en diferentes ciudades. Desde hace años reside en Sarajevo, donde ha formado una familia y tiene un empleo estable. Vivió de forma trágica el sitio de la ciudad durante la reciente guerra civil, pero ningún integrante de su familia murió en la guerra. El próximo 19 de octubre, Ilija Stanic cumplirá 61 años.

Bayarri logró hablar con él en Sarajevo durante el verano de 2003. Las conversaciones posteriores para conseguir que Stanic accediera a ser entrevistado se prolongaron durante meses. Finalmente, un equipo de la productora voló a Sarajevo para grabar la entrevista. Cita a Sarajevo es tanto un relato de la investigación periodística llevada a cabo para localizar a Stanic, como la reconstrucción del crimen de 1969 a partir de los nuevos datos obtenidos. El libro incluye fragmentos del expediente policial de los servicios secretos de la Yugoslavia de Tito, la versión ofrecida por el propio Stanic, y una hipótesis del autor sobre la realidad de los hechos.

Hasta ahora, las informaciones periodísticas sobre el caso y las páginas web sobre los genocidios de la II Guerra Mundial coincidían en afirmar que Stanic era un espía comunista al servicio de Tito. Las atrocidades de Luburic en los Balcanes y las actividades opositoras efectuadas posteriormente desde España explicaban el crimen del año 1969, según las mismas fuentes. El expediente oficial de los archivos de la ex Yugoslavia comunista parece confirmar esa versión, aunque incurre en una larga lista de errores y sospechosas afirmaciones.

Lagunas y contradicciones

Stanic admite ahora que se benefició de privilegios al regresar a Yugoslavia, y que gozó de protección y de documentación oficial falsa para evitar ser localizado. Su versión de los hechos, sin embargo, presenta lagunas y contradicciones.

Después de tres años de investigación, el autor de Cita a Sarajevo afirma que nada es lo que parece detrás de este crimen. Stanic no resulta ser un superagente perfecto, tal como se desprende de las informaciones divulgadas hasta ahora. Tampoco la imagen de Luburic coincide con algunos de los clichés difundidos.
Finalmente, la huida de Stanic hacia la impunidad no se ejecutó siguiendo un plan estudiado al milímetro. Para acabar de complicar la historia, la vida más reciente de Ilija Stanic nada tiene que ver con la clandestinidad total que se le supone a un espía y, menos aún, a un perseguido por un asesinato.

 

El único procesado por el crimen habla de conspiración «al más alto nivel»

Levante-EMV, Valencia

Ilija Stanic, el único procesado por el asesinato del general Vjekoslav Luburic, ocurrido en Carcaixent en abril de 1969, afirma ahora que no actuó solo, sino que fue una pieza menor dentro de una conspiración «al más alto nivel». Stanic reside en Sarajevo, la capital de Bosnia y Hercegovina, donde ha sido localizado por un periodista valenciano. Durante 37 años ha conseguido escapar de la Interpol. Ahora asegura que se limitó a facilitar la entrada en la casa a los auténticos autores del asesinato.

Luburic había sido el responsable de los campos de concentración de la Croacia nazi (1941-1943). Tras finalizar la II Guerra Mundial se refugió en España, donde gozaba de protección por parte del régimen franquista. Poseía una imprenta en la calle de Santa Ana de Carcaixent, desde donde imprimía propaganda contra la Yugoslavia comunista del mariscal Tito. Stanic era un joven empleado de la imprenta. Huyó horas después del crimen y la Interpol jamás consiguió localizarle. Regresó a Yugoslavia y reside en Sarajevo.
Una investigación del periodista Francesc Bayarri ha permitido localizar a Stanic. Con este material, Bayarri ha escrito un libro, titulado Cita a Sarajevo, que la editorial L’Eixam ha puesto a la venta este sábado . Por su parte, la productora Malvarrosa Media prepara un documental con imágenes inéditas y sorprendentes sobre el caso.
Ilija Stanic ha accedido finalmente a ser entrevistado y ofrece una versión de los hechos diferente a la historia reproducida durante tres décadas en la prensa europea y en las páginas web sobre los genocidios del siglo XX.
Siempre se ha repetido que Stanic era un espía comunista al servicio de Tito. Y que la operación de liquidación de Luburic fue un plan diseñado al milímetro. De acuerdo con esta versión, Tito había conseguido infiltrar a uno de sus hombres entre los refugiados croatas en España, para obtener información sobre sus actividades y para finalmente eliminar a uno de los líderes croatas más activos entre el exilio. Stanic niega ahora su pertenencia a los servicios secretos de Tito, aunque admite que se benefició de privilegios al regresar a Yugoslavia. Su versión es que fue engañado por otros croatas exiliados que estaban enfrentados a Luburic. Tal como ha comprobado el autor de la investigación periodística, en el Sarajevo actual, después de una guerra civil cruel y de la desintegración de Yugoslavia, las versiones de todos deben ser tomadas con cautela.

Traicionado por los conspiradores

Stanic reduce considerablemente su participación en el asesinato. Declara que él se limitó a facilitar el acceso a la casa de Luburic de los auténticos autores materiales del crimen. Además, asegura que fue traicionado por los conspiradores, quienes no cumplieron sus promesas para asegurar su fuga. Tras el crimen, la imprenta de la calle de Santa Ana continuó funcionando algunos años, pero la comunidad croata refugiada en España tomó medidas ante lo que pensó era el inicio de una cadena de represalias.
Uno de los documentos más buscados en la actual investigación periodística fue el sumario del caso. Este elemento podría haber aportado datos importantes para confirmar o desmentir las nuevas versiones. La historia del sumario no resulta menos rocambolesca que la fuga de Stanic. En el almacén de los juzgados de Alzira, donde se llevó a cabo la tramitación de la causa, el sumario no se encuentra en la estantería correspondiente.
El expediente estuvo en manos de la Audiencia Provincial de Valencia durante algún tiempo, pero luego pasó a unos almacenes que la Administración de Justicia posee en Moncada. Unas inundaciones dañaron una parte de los documentos archivados y, posiblemente, entre ellos se encuentra el caso Luburic.

Memoria de otra ‘limpieza étnica’

El horror actual en Bosnia tiene un precedente terrible en los campos de la II Guerra Mundial

  • Comprender la historia de Bosnia es hacer un viaje a la oscuridad, pues los horrores que se perpetraron entre 1941 y 1945 son bestiales
23 AGO 1992

Hace 50 años, los croatas sacaron al serbio Branko Jungic de su pueblo bosnio y le obligaron a arrodillarse en el suelo pelado, en un lugar llamado Jasenovac. Luego le cortaron la cabeza con una sierra. Lo hicieron sin ocultarse. Incluso tomaron fotografías, una de ellas mostrando a Jungic de rodillas, con su brazo izquierdo extendido para mantener el equilibrio en los momentos iniciales de la agonía, con la boca abierta en expresión de horror mientras sus torturadores uniformados posaban orgullosamente a su alrededor.

En la localidad cercana de Banjá Luka, aún conservan la sierra utilizada entonces y se muestran otros objetos utilizados en el campo de concentración de Jasenovac: hachas para cercenar cabezas de mujeres y niños, una enorme horca, cuchillos especiales que permitían a la milicia ustacha croata cortar el cuello de sus prisioneros con el mínimo esfuerzo. Los croatas y los escasos serbios que se sumaron a su Estado títere nazi en la II Guerra Mundial asesinaron a cientos de miles de personas en Jasenovac, Stara Gradiska, Prijedor y Banja Luka. Nombres que ahora resultan familiares, una vez más. Una segunda guerra civil está consumiendo a los supervivientes de aquel holocausto y a sus hijos en el mismo terreno que los nazis transformaron en campo de la muerte.Poco antes de que Yugoslavia se deshiciese otra vez, Lubomir Ivanic, director de los archivos de Bosanske-Krajine en Banja Luka, me permitió repasar algunos de los 50.000 expedientes alemanes y ustachis abandonados por la Wehrmacht [Ejército alemán] durante su retirada en 1945. Encontré centenares de órdenes militares croatas dictadas para apropiarse de viviendas y propiedades de los serbios. Los oficiales ustachis anotaban con minuciosidad teutónica el regalo a sus leales partidarios de granjas y otros bienes expropiados a sus propietarios originales serbios o musulmanes. Limpieza era la palabra utilizada en los ficheros.

Comprender la historia de Bosnia durante la guerra es hacer un viaje a la oscuridad, pues los horrores que se perpetraron entre 1941 y 1945 son bestiales, en el sentido literal del vocablo. Ni hoy día es de buen tono el recordar cómo los serbios fueron las principales víctimas de los croatas. Hacerlo trastorna nuestra actual indignación moral sobre los horrores de hoy en Bosnia-Herzegovina. También nos recuerda que los campos de concentración originales creados en esta zona por los nazis y sus aliados croatas lo fueron a una escala infinitamente más terrible que los que ahora se están descubriendo en Bosnia. Jasenovac, en la apacible confluencia de los ríos Sava y Una, no es un nombre familiar para nosotros, pero los actos de salvajismo cometidos allí podrían superar incluso a los de Auschwitz.

Construido por el Estado ustacha fascista de Croacia, que fue instalado por los alemanes después de su invasión de Yugoslavia en 1941, Jasenovac tomó como modelo campos de concentración ya en marcha en la Europa nazi.

Personal militar alemán visitaba de modo habitual los campos -una fotografía muestra a un comandante de la Wehrmacht tomando cerveza con el famoso jefe del campo de Stara Gradiska, Marks Luburic-, pero los ustachis croatas eran responsables del sistema de liquidación. En total, 700.000 hombres, mujeres y niños fueron asesinados sólo en Jasenovac, casi todos ellos civiles. Setenta mil de ellos eran judíos.

En Jasenovac no había cámaras de gas. Cientos de hombres eran degollados con sierras o hachas, o arrojados al río Sava a miles, con hormigón sujeto a sus cinturas. Las muchachas eran violadas en grupo, cientos cada vez. El teniente Artur Hefner, oficial del cuerpo de transporte de la Wehrmacht, fue a visitar Jasenovac en febrero de 1942 y lo describió en una carta al Ministerio alemán de Asuntos Exteriores en Berlín como un campo “de la peor categoría, igual al infierno de Dante”. Las fotografías archivadas de dicho campo muestran mujeres mutiladas, una con su corazón arrancado. Muchas mujeres fueron acuchilladas hasta morir por carniceros expertos.

Está, por ejemplo, el relato de Ladislav Grinbaum, un judío de Osijek, que fue una de las pocas personas supervivientes de una ejecución en el campo citado y escribió un terrible testimonio. “Un día, 10 de nosotros y 16 guardias ustachis fuimos a Jablanac para instalar un cable eléctrico. Mientras estábamos trabajando nos dimos cuenta que los ustachis habían traído a un montón de mujeres y niños y pudimos ver lo que estaba ocurriendo. Los guardias ustachis que les habían traído les ordenaron que se sentasen en el suelo. Un poco después llegaron los asesinos. Con cuchillos, barras de hierro y mazos atacaron a esa muchedumbre inerme. No sé cuántas personas habría allí. Muchas mujeres sujetaban con firmeza a sus hijos en sus brazos y fueron asesinadas así. Desde mi puesto de trabajo vi con mis propios ojos el asesinato de mi esposa e hijos. Me habría caído del poste, horrorizado, de no haber estado sujeto al mismo. No podía hablar y tuve dificultad para contarlo más tarde”.

Cuando los partisanos dirigidos por Josip Broz, Tito, él mismo un croata, aumentaron su hostigamiento a las fuerzas alemanas y ustachas, cada vez más simpatizantes partisanos croatas y musulmanes fueron llevados a Jasenovac. Tan poderosa se volvió la resistencia de Tito que, en 1942, la Wehrmacht preparó una campaña sangrienta en torno a las montañas de Kozara -el mismo territorio que actualmente es escenario de matanzas y limpieza étnica- para aplastar al ejército guerrillero. Más de 70.000 soldados alemanes reunieron a los habitantes, hombres, mujeres y niños, en la meseta y les transportaron por carretera o ferrocarril hasta Jasenovac y sus campos satélites.

La mayoría de esos civiles eran serbios. Miles de hombres jóvenes fueron simplemente colgados en horcas improvisadas erigidas al borde de la carretera entre Banja Luka y Prijedor. Miles de mujeres, niños y campesinos fueron amontonados en los recintos de Jasenovac y golpeados hasta la muerte con porras y hachas.

Los partisanos, la mayoría serbios en este distrito, contraatacaron. Políticos, soldados y funcionarios de la ONU que actualmente estudian emprender acciones militares contra los serbios harían bien en leer este intenso, aunque racista, relato de Kurt Neher, un oficial de la Wehrmacht, sobre los ataques guerrilleros de montaña contra el Ejército alemán. “Y entonces llegó la parte más inolvidable, que heló la sangre a todos. Una mujer comenzó a gritar con fuerza y cientos se pusieron a replicar a su llamada. Mujeres y niños se lanzaron con energía animalesca contra nuestras líneas. Nos parecía como si estuviésemos presentes en el instante de la formación de una horda humana primigenia, con seres humanos corriendo hacia nosotros en oleadas, buscando su propia aniquilación y despreocupados por el miedo”.

Solamente en la campaña de Kozara, la cifra de los asesinados en acción, ejecutados o deportados llegó a las 66.000 personas. Un historiador serbio habla de 90.000 personas. Pero el más trágico de todos los relatos épicos de horror en esta época debe ser el de los niños de Kozara, que fueron separados de sus padres y llevados a estaciones terminales por los ustachis croatas: 23.000 niños en total, de los que 11.000 iban a ser asesinados. Sus madres fueron deportadas a Alemania. En julio de 1942, cientos de esos niños murieron en vagones ferroviarios para ganado entre Stara Gradiska y Zagreb, donde, los demás, demasiado jóvenes para saber que su religión era la ortodoxia serbia, fueron entregados a familias croatas y bautizados como católicos.

Niños hambrientos

Los niños estaban tan hambrientos que comían las tarjetas de cartón que llevaban al cuello y que indicaban su filiación, destruyendo así sus historiales familiares enteros antes de que su tren de ganado llegase a Zagreb.

Recordar estos horrores de la II Guerra Mundial en Yugoslavia no excusa la crueldad de los serbios o croatas de hoy día. Pero ofrece un marco en el que se puede contemplar la guerra civil en un contexto histórico, un recordatorio de que la invasión o intervención extranjeras puede desencadenar un baño de sangre, intencionado o no. Cuando Alemania apoyó al nuevo Estado croata en diciembre del pasado año, no fue sorprendente que los serbios recordasen el anterior apoyo alemán a un Estado croata anterior, una nación fascista cuyos dirigentes recibieron un importante apoyo del Vaticano.

Si los Ejércitos de la OTAN se implicasen ellos mismos en acciones ofensivas en lo que fue Yugoslavia ¿con qué rapidez se unirían las partes en conflicto contra ellos?. Esos políticos (y periodistas) que han estado solicitando protección de helicópteros militares para los convoyes de ayuda humanitaria, ataques aéreos contra la artillería y bombarderos invisibles que sobrevuelen Belgrado, ¿acaso recuerdan cómo la intervención extranjera, combinada con la guerra civil, provocó el baño de sangre de 1942?

Es tentador sugerir que la ONU tiene una importante fuente histórica a su disposición, un hombre que fue un experto en la guerra civil yugoslava de 1941-1945 y que la contempló desde el lado opuesto a los serbios. Era un oficial de espionaje alemán que trabajó en un despacho apenas a 32 kilómetros de Jasenovac. Presenció la campaña de Kozara y fue condecorado por el dirigente fascista croata Ante Pavelic. Este mismo oficial se refería en sus informes militares sobre Bosnia a la limpíeza. Muchos funcionarios de la ONU considerarían a este ágil anciano de apariencia más bien distinguida como un antiguo colega. Después de todo, fue una vez el secretario general. Su nombre es Kurt Waldheim. Pero ésta es otra historia.

Copyright The Independent / EL PAIS

 

“Jo sóc, gràcies a Déu, criminal de guerra”

ElTemps 11/03/2013

L’autor del reportatge, Francesc Bayarri, va entrevistar el 2003 Ilija Stanic, autor de l’assassinat del nazi croat Vjekoslav Luburic a Carcaixent, el 1969. Després d’escriure la seva història en ‘Cita a Sarajevo’ (L’Eixam Edicions), Bayarri ha tingut accés als arxius de Luburic –amagats durant dècades a la casa de camp d’un conegut–, que aporten llum sobre el mòbil del crim

AUTOR: FRANCESC BAYARRI

“Jo sóc, gràcies a Déu, criminal de guerra número u per a Tito, i per a tot comunista”. Amb aquesta contundència es presentava, el maig de 1961, el general croat Vjekoslav Luburic en una carta dirigida al coronel en cap del terç 34 de la Guàrdia Civil de València, Ildefonso Martínez. Luburic havia comandat els camps de concentració de la Croàcia aliada del nazisme durant la segona guerra mundial. I vuit anys després de la carta, el 20 d’abril de 1969, va ser assassinat a la localitat valenciana de Carcaixent.Ara, al cap de 52 anys d’haver-se escrit la carta, i de 44 d’haver-se comès el crim, s’han trobat aquest i milers de documents més de l’arxiu secret de Luburic. I de l’anàlisi de la documentació no hi ha dubte que el general croat vivia a l’Espanya de Franco, protegit per les més altes instàncies de la dictadura, amb una identitat falsa i dedicat plenament, des de la impremta que regentava a Carcaixent (Ribera Alta), a organitzar accions, no precisament subtils i diplomàtiques, contra el règim del mariscal Tito, president de la Iugoslàvia comunista des de la fi de la segona guerra mundial fins la seua mort, el 1980.Però la documentació és clau, també, perquè aporta llum sobre un dels enigmes del cas: el mòbil de l’assassinat de Luburic. Se sap el nom de l’assassí (Ilija Stanic, un jove croat –tenia 23 anys el 1969–, que mai no va ser detingut); es coneix el modus operandi (un colp amb un ferro que va trencar el crani de la víctima), i és clar on es va refugiar l’assassí després del crim: a la Iugoslàvia de Tito, el país on va ser rebut com un heroi, privilegis econòmics inclosos. Però des que el 2003 un periodista valencià trobara Stanic a Sarajevo, i li oferira la seua peculiar versió sobre els fets, la versió àmpliament acceptada del mòbil resulta problemàtica.

La premsa franquista de l’època, l’exili croat i la mateixa policia secreta de Tito s’abonaren a una mateixa tesi: Stanic era un agent secret comunista iugoslau, infiltrat en l’organització de Luburic, i tenia per missió passar informació a Belgrad durant uns anys, per acabar liquidant l’ex-cap dels camps d’extermini croats quan rebera l’ordre sumària.Però Stanic, des que fou trobat a Sarajevo el 2003 (quan el crim ja ha prescrit i la policia ja no el pot detenir), ofereix una altra versió, bé que farcida de contradiccions i d’inconsistències. Segons Stanic, ell només va participar en una operació per matar Luburic orquestrada per una facció enemiga dins del mateix exili croat a l’estranger. En concret, acusa la família d’Ante Pavelic, el president de la Croàcia nazi (1941-1945), mort a Madrid el 1959, de ser la promotora de l’assassinat de Luburic.La carta de Luburic al coronel Martínez es molt il·lustrativa a propòsit d’això. L’any 1961 havia esclatat una crisi matrimonial entre el general croat (que a l’Espanya franquista vivia amb la identitat falsa de Vicente Pérez García) i la seua esposa, Isabel Hernáiz, d’una família basca ultracatòlica i franquista, amb la qual tenia dos fills i dues filles.

La lluita entre els dos cònjuges era despietada. I Luburic, en lloc de demanar consell a un assessor matrimonial, va emparar-se en el coronel en cap de la Guàrdia Civil. Una via molt més expeditiva, com tots comprovarien al cap uns mesos.En la carta al coronel, Luburic explica, amb referència a la seua esposa: “Ara pretén destruir-me lliurant la documentació sobre l’afer Pavlicevic als meus enemics polítics per tal que la publiquen, i així destruir-me, davant dels meus compatriotes, com a denunciant dels meus compatriotes a les autoritats espanyoles”. El general concreta més: “Ahir, en una brega familiar, em va dir que ja pot estar del meu costat el rector i els amics de Benigànim, que el pare Branko Maric, que resideix a Madrid, i que ens va casar, i que ha sigut amic abans, i que per raons polítiques s’ha convertit en enemic número u fa bastants anys, que aquest em destruirà amb documents que li ha donat sobre la meua denúncia d’un compatriota davant de les autoritats espanyoles. Vol aconseguir així la separació i fins i tot el divorci eclesiàstic, i tirar-me de la granja al carrer, i llevar-me els meus fills i tota possibilitat de defensa com a refugiat”.

Certament, la dona de Luburic sabia on furgar: amenaçava de passar-se al bàndol de la família Pavelic (la vídua i la filla), un clan que acusava Luburic d’estar darrere de l’atemptat que va patir l’ex-president nazi de Croàcia a l’Argentina (1957), el qual atemptat va provocar la fugida de la família cap a Madrid, i que va deixar seqüeles físiques greus en Pavelic, tant que van accelerar la seua mort dos anys més tard.També Luburic sabia com despertar la simpatia del règim. En la carta de 1961 indica: “Si es publiquen còpies i la correspondència amb tu, els donarà documents contra, no sols de mi i dels meus amics, sinó contra Espanya, ja que es diria que col·labora Espanya amb ‘criminals’, assassins, etc. I imagine la matèria per a periòdic de Nova York i altres enemics d’Espanya, perquè es diria de seguida, potser, que sóc cap de policia, o d’una altra cosa. He estat cap de repressió, però al meu país, i pense ser-ho demà, però mai danyaré interessos d’Espanya”.

Els inductors de l’assassinat. A l’Espanya franquista, allò que Déu havia unit, només la Guàrdia Civil podia separar-ho. Això sí, al seu estil: Luburic va obtenir la custòdia dels quatre fills, es va reduir al mínim el règim de visites de la mare, i la granja (aquella del poble de Benigànim on residia la família, i que s’havia convertit en un autèntic dipòsit d’armes de guerra) mai no va arribar a ser venuda.Una lluita tan explícita, que barreja odis matrimonials i combats entre faccions polítiques, abona la tesi actual d’Ilija Stanic sobre l’origen de l’operació que va posar fi a la vida de Luburic, responsable de l’extermini de desenes de milers de presoners als camps de concentració, especialment el de Jasenovac. Més encara, quan el mateix Stanic, arran d’una baralla personal amb Luburic, havia iniciat també contactes amb la família de Pavelic a Madrid. Tanmateix, el relat de Stanic sobre la conspiració, l’assassinat i la fugida és tan inconsistent que sempre en restarà el dubte. Sobretot en una Bòsnia i Hercegovina com l’actual, on confessar haver pertangut a la policia secreta de Tito no facilita una jubilació còmoda.

Un altre dels documents palesa les estretes relacions polítiques i personals entre els refugiats croats a l’Espanya franquista i els torturadors de la Brigada Político-Social. En una carta a Guillermo Díez, inspector en cap de l’esmentada brigada policíaca, Luburic s’expressa així: “Imagine que té estudiats els documents que li vaig deixar, i li adjunte uns quants papers més. Com es dóna la feliç circumstància que el fill del coronel Ildefonso Martínez, cap del terç 34 de la Guàrdia Civil, és agent de policia de la Brigada Social de València, serà més fàcil la col·laboració”. També l’església jugava el seu paper. La carta conclou: “Crec que un dia d’aquests el visitarà el pare Oltra, franciscà, alferes provisional i de la División Azul, bon coneixedor dels problemes dels exiliats, i amic meu des que vaig arribar a Espanya. Reba’l amb la màxima confiança: és un dels que saps el que fa”.Els contactes de Vjekoslav Luburic, també conegut com Maks Luburic, eren al màxim nivell. En una carta datada al març de 1965, el croat es dirigeix al general Díez de Villegas, darrer cap de l’estat major de la División Azul.

En la missiva, després de demanar diners per a projectes de propaganda, Luburic s’acomiada així: “Una confessió més: No seria sincer si no li diguera que amb aquest treball la nostra impremta també s’enrobusteix, perquè estem pagant la linotípia, les màquines, que, com vostè diu, són armes. Aquesta vegada, al servei d’Espanya”. També amb el general Muñoz Grandes, cap de la División Azul, ministre en diferents etapes, vice-president del govern amb Franco, la relació es revela estreta i cordial.Després de l’assassinat de Luburic, la documentació fou intervinguda judicialment. Però el temps passava i Stanic, l’únic processat en la causa, continuava sense ser localitzat. Així, a poc a poc, l’afer va caure en l’oblit, la democràcia va succeir la dictadura de Franco, i els papers de Luburic van tornar als seus amics polítics. Un ex-divisionari franquista va guardar l’arxiu del nazi croat en una casa de camp. Allà va dormir durant molts anys. Amb la mort del guardià d’aquelles essències, la documentació va restar un temps desprotegida, quasi a la intempèrie. Fins que una persona d’una altra generació, molt indirectament vinculada a l’ex-divisionari, va considerar que podien ajudar a reconstruir un passat negre i intens de la història de les últimes dècades. Però aquesta és una història diferent.

De la resta de la documentació de Luburic que ara ha vist la llum, el més cridaner és la constatació de la maquinària de corrupció muntada sota la bandera de la religió, un transvasament constant de diners públics a butxaques privades, que sembla una tradició ben arrelada i de llarg recorregut (fins temps contemporanis). Però també aquesta és una altra història.

Etiquetes: