Antifeixistes.org

Tota la informació sobre l'extrema dreta al País Valencià

Condemnats dos neonazis valencians reincidents per apunyalar un home al crit de ‘rojo de mierda’

Un dels condemnats participà a l’agressió contra un antifeixista a la plaça del Cedre de València l’any 2008, a qui van clavar una navalla que quasi acaba amb la seua vida.

Imponen tres años de cárcel a un ultraderechista por acuchillar a un joven

En la agresión participaron otros dos codenados que atacaron a la víctima al grito de “rojo de mierda”

ramón ferrando | valencia 31.05.2013 |

El ultraderechista Sergio Ochando Blasco aceptó ayer una condena de tres años y medio de prisión por acuchillar a un joven en el barrio del Carmen de Valencia el 29 de junio de 2011. En la agresión participaron otros dos condenados que atacaron a la víctima al grito de “rojo de mierda”. El acusado Manuel Revert Blondelle aceptó cumplir tres años y medio de prisión como coautor de un delito de intento de homicidio y otro de lesiones, y José Vicente A. asumió un año. En el caso estaba acusado un cuarto joven, que ayer fue absuelto. Sergio O. ya fue condenado hace dos años por una agresión similar a un joven de extrema izquierda en Valencia.

Los hechos ocurrieron sobre las tres de la madrugada del 29 de junio de 2011. Los tres condenados entraron junto a un menor que también fue imputado por la Fiscalía en un pub de la calle Marqués de Caro de Valencia y se encontraron con la víctima. José Vicente A. le dijo a la víctima en tono despectivo “rojo de mierda” y la discusión continuó en la calle.

Los acusados se abalanzaron sobre el denunciante y le agredieron en la cabeza y en otras partes del cuerpo con cinturones con hebillas metálicas. La víctima logró huir en un primer momento, pero después fue alcanzada por Sergio O. y Manuel R. en la calle Guillem de Castro a la altura del IVAM. Sergio O. le rodeó con su cuerpo y le clavó una navaja en el abdomen.

El joven agredido estuvo 10 días hospitalizado y necesitó 448 días para recuperarse de las heridas. La Fiscalía pedía inicialmente que el autor material del intento de homicidio -que está en prisión preventiva- fuera condenado a 14 años de prisión y el coautor a 13 años. Manuel R. tenía suspendida en el momento de los hechos otra condena de un año de prisión por un delito de obstrucción a la Justicia.

Los tres condenados se limitaron ayer a reconocer su participación en los hechos y el presidente de la sala decretó que la sentencia es firme al haber llegado a un acuerdo las defensas y la Fiscalía. El ministerio público reclamaba que la víctima fuera indemnizada con 24.640 euros por las lesiones causadas y con 16.887 euros por las secuelas.

Sergio O. fue condenado en marzo de 2011 a dos años y tres meses de cárcel po participar en el apuñalamiento de otro joven en enero de 2008. La agresión sucedió entre las dos y las tres de la madrugada del 27 de enero de 2008 cuando Sergio O. y otro condenado se dirigieron con otros ocho amigos a la plaza del Cedro. En la plaza se encontraron con otro grupo y comenzaron a discutir. La víctima recibió una puñalada de cuatro centímetros en el tórax y permaneció siete días hospitalizada.

“Ir de cacería”
El fallo de la agresión en la plaza del Cedro incidió en que los dos acusados pertenecían “a un grupo radical y violento” ya que la policía lo corroboró en el juicio “de forma coherente, objetiva y fiable”. Uno de los agentes advirtió en la vista que los inculpados eran conocidos por moverse en el entorno neonazi y que “esa clase de grupos frecuentemente busca a otros antagónicos para agredirles”. El policía precisó que es una práctica que ellos mismos denominan “ir de cacería”.

12 juliol 2011

Presó per un neonazi acusat d’intentar matar un jove al barri del Carme

 

El neonazi de Benetússer (València) Sergio Ochando Blasco, ingressà en presó la passada setmana després d’entregar-se a la policia, que el buscava per la seua relació amb una agressió al barri del Carme on resultà apunyalat un jove. Altres quatre neonazis van ser detinguts, però cap d’ells ha entrat a presó de moment pels fets. Ochando ja havia sigut condemnat aquest any a dos anys i tres mesos de presó per un cas similar succeït a la plaça del Cedre de València a principis de 2008, quan resultà apunyalat un jove d’esquerres que quasi perd la vida. Els altres quatre detinguts són coneguts de la policia, alguns amb antecedents penals i relacionats amb diverses agressions per motius ideològics. La víctima va rebre una ganivetada a l’abdomen que de no haver-se tractat a temps, hauria acabat amb la seua vida.

Nou judici a l’ex president dels Yomus per altra agressió
Per altra banda, l’altre neonazi implicat en l’agressió de la plaça del Cedre i que fou jutjat el passat mes de març junt a Sergio Ochando, l’ex president de la penya Ultra Yomus, Juan José Martínez Ortiz, fou de nou jutjat la passada setmana per altra agressió ocorreguda el novembre de 2008 a Benifaraig (València). Segons s’explicà al judici, Martínez colpeja la víctima, un menor d’edat, amb un bat de beisbol. L’acusat nega els fets i diu que no fou ell, que es trobava en altre punt de la ciutat en els moments dels fets. L’acusació particular demana 10 anys de presó pels delictes de lesions doloses amb arma i robatori amb violència. Així i tot, l’acusat espera en llibertat el recurs a la sentència que el passat mes de març el condemnava a tres anys de presó per considerar-lo autor de la punyalada al jove d’esquerres a l’agressió esmentada a la plaça del Cedre en 2008.

Se entrega el quinto neonazi acusado de intentar matar a un joven en el Carmen (Levante-EMV)

Juzgan a un joven acusado de golpear a un menor con un bate de béisbol (ADN)

Jutgen dos neonazis per apunyalar un jove d’esquerres a la Plaça del Cedre (Antifeixistes.org)

Condemnen dos neonazis de Yomus a 3 i 2 anys de presó per apunyalar un jove d’esquerres a València (Antifeixistes.org)

Notícia de Levante-EMV:

Se entrega el quinto neonazi acusado de intentar matar a un joven en el Carmen

El último arrestado es un “yomus” condenado en abril pasado por el apuñalamiento de otro chico

T. DOMÍNGUEZ/R. FERRANDO VALENCIA
El quinto presunto implicado en el intento de homicidio de un joven en el valenciano barrio del Carmen se entregó ayer a la Brigada de Información de la Jefatura Superior de Policía de Valencia al saber que estaba siendo intensamente buscado por el apuñalamiento. De hecho, fuentes conocedoras de los hechos afirmaron ayer a Levante-EMV que el presunto autor de la agresión, es decir, quien supuestamente habría asestado el navajazo a la víctima, es precisamente el joven que se entregó ayer, Sergio O. B.

El quinto detenido no es un desconocido para la Brigada de Información, que se encarga de investigar, entre otros, a los grupos radicales de extrema derecha. De hecho, Sergio O. B. es un conocido miembro de la peña valencianista radical Yomus que tiene antecedentes por agresiones y que el pasado mes de marzo fue condenado a dos años y tres meses de cárcel por apuñalar a un joven de izquierdas en una pelea multitudinaria en la plaza del Cedro de Valencia, en la madrugada del 27 de enero de 2008.
Por el mismo caso fue condenado también uno de los líderes de los Yomus, Joan Josep M. O. a tres años de cárcel. En aquella ocasión, los dos procesados y ocho amigos suyos más, todos ellos ataviados con ropas y símbolos propios de los grupos neonazis, decidieron ir a la plaza del Cedro, donde iniciaron una disputa con un grupo de jóvenes.

Tras desencadenarse una riña multitudinaria, Joan Josep M. O. atacó a la víctima con una navaja y la ayuda de Sergio O. B. El herido recibió una puñalada de cuatro centímetros de profundidad en el tórax que le mantuvo siete días hospitalizado, al verse afectados el bazo y la pleura.

Aunque inicialmente la víctima declaró ante la policía su pertenencia a los SHARP, grupo de extrema izquierda que comparte la estética de cabezas rapadas con los neonazis, ante el juez negó cualquier vinculación de carácter ideológico. Por ello, el juez de lo penal número uno de Valencia se vio obligado a admitir en la sentencia que, pese a que la policía dejó perfectamente claro que los dos acusados pertenecen “a un grupo radical y violento”, no quedó acreditado que durante el apuñalamiento de la plaza del Cedro atacaran a la víctima por razones ideológicas.

La historia se repite
El último apuñalamiento en el que presuntamente se ha visto envuelto Sergio O. B. sucedió poco antes de las tres de la madrugada del pasado día 29, tal como adelantó en exclusiva Levante-EMV en su edición del sábado.

La bronca entre el grupo en el que supuestamente se encontraba Sergio y la víctima comenzó en el interior de un bar del barrio del Carmen frecuentado por amantes del “rockabilly”, pero también por pandillas con estética y símbolos neonazis, y en cuyas paredes no faltan referencias muy utilizadas por la ultraderecha como, por ejemplo, la bandera de los confederados.

Aún así, la bronca no tuvo -tampoco en esta ocasión- un trasfondo ideológico, sino que fue fruto de un encontronazo entre miembros de grupos distintos, con la ingesta de alcohol y la altanería como ingredientes principales. Al ver el cariz que tomaba la situación y que el grupo de neonazis salía corriendo tras su víctima al grito de “rojo de mierda”, el dueño del bar reclamó de inmediato la presencia policial.

Tras salir del establecimiento, el joven perseguido echó a correr hacia Na Jordana, donde fue alcanzado por los otros. Uno de ellos -el juez de Instrucción número uno de Valencia trata ahora de aclarar si realmente fue Sergio o no- sacó una navaja y se la clavó a la víctima en el abdomen, produciéndole una herida que podría haber sido mortal de no haber recibido asistencia médica.

Una patrulla de la Policía Local detuvo en el momento a uno de los implicados y gestionó una ambulancia para el herido. Al día siguiente, jueves, agentes de la Brigada de Información arrestaban a otros tres sospechosos y ponían en busca y captura a Sergio. Los cuatro primeros detenidos pasaron a disposición judicial el viernes, pero eludieron la prisión pagando fianzas de 6.000 y 12.000 euros. Esta mañana le toca el turno a Sergio O. B.

Notícia d’ADN:

Juzgan a un joven acusado de golpear a un menor con un bate de béisbol

EFE – Valencia | 05/07/2011

El fiscal ha solicitado hoy una condena de dos años y medio de prisión para un joven al que considera autor de un delito de lesiones por golpear con un bate de béisbol a un chico de 16 años en noviembre de 2008 en la pedanía valenciana de Benifaraig.

La acusación particular ha reclamado para el acusado, que ha dirigido durante cuatro años y medio la peña de fútbol ultra Yomus, seguidora del Valencia, cinco años de prisión por un delito de lesiones dolosas con arma y otros tantos por robo con violencia.

En el juicio celebrado en el Juzgado de lo Penal número 3 de Valencia, este letrado no ha podido demostrar la pertenencia del procesado a grupo ideológico pero ha dicho que Joan Josep M. guarda la “estética neonazi”, y ha relacionado de algún modo la agresión con esa ideología.

La agresión tuvo lugar en la tarde del 21 de noviembre de 2008, en una zona apartada de la pedanía de Benifaraig, a unos tres kilómetros de Valencia.

La víctima, menor de edad por entonces, ha relatado que estaba con dos amigos cuando apareció el acusado con otras dos personas preguntando por otro amigo con motivo, según supieron después, de una disputa por la venta del tubo de un ciclomotor.

En un momento dado, el procesado le golpeó en la cabeza con un bate de béisbol, que acabó roto, y los otros dos chicos que le acompañaban “batearon las motos” que tenían aparcadas, encendieron una bengala y se fueron en coche.

Según denunció en su día a la Guardia Civil, su presunto agresor era “un tipo de Benicalap de los Yomus” apodado “El cachorro”.

Los otros dos testigos del suceso han coincidido en este mismo relato de los hechos y han señalado que el presunto agresor es “de extrema derecha” y que sabían que “era peligroso” por los “comentarios de amigos que habían ido con él al colegio”, que les habían advertido de que era conflictivo.

Por contra, otro testigo ha asegurado que Joan Josep estuvo a la hora de la agresión en la ferretería regentada por su madre, en la avenida Pérez Galdós de Valencia, recogiendo determinado “material”.

La acusación particular ha atribuido el hecho de que alguno de los testigos no identificara al acusado en una rueda de reconocimiento a que ésta se celebró un año y medio después del suceso, por lo que el joven llevaba el “pelo más largo, gafas, bien vestido” y acudió sin su “estética neonazi” habitual.

Ha afirmado asimismo que el acusado ha dado “diferentes coartadas exculpatorias falsas”, entre ellas que a la hora de la agresión estaba en una ferretería, un “montaje de falsa prueba” apoyado por un “testigo que aparece sorpresivamente 16 meses después de los hechos”.

Por su parte, la defensa ha reclamado la absolución de su patrocinado argumentando que los testigos “han mentido” y se han “contradicho constantemente”.

Ha insistido en que el denunciado, de unos 20 años, no tiene “estética skin, con un cuerpo forjado en el gimnasio”, ni la cabeza rapada ni un piercing en el labio como declararon los testigos que portaba el agresor.

Además, ha sostenido que si su defendido hubiera golpeado realmente a la víctima con un bate de béisbol en la cabeza, ésta habría sufrido una lesión “mucho más grave” que los “puntos de sutura” que tuvo.

Según fuentes judiciales, el procesado ha sido condenado recientemente a tres años de prisión por una agresión con arma blanca a otra persona durante el transcurso de una riña tumultuaria en Valencia en enero de 2008.

Notícia d’Antifeixistes.org:

Condemnen dos neonazis de Yomus a 3 i 2 anys de presó per apunyalar un jove d’esquerres a València

El titular del jutjat del penal nº 1 de València ha condemnat dos joves neonazis membres de la penya ultra Yomus, a penes de 3 anys i 2 anys i 3 mesos de presó per apunyalar un jove d’esquerres a València el gener de 2008. El Fiscal i l’acusació particular demanaven una pena de quatre anys i mig de presó, a més de l’agreujant per motivació ideològica. El principal acusat, Joan Josep Martinez Ortiz, també conegut com Joan de Benicalap, ha sigut president dels Yomus fins fa uns mesos, i te una ampla fitxa policial per diversos incidents relacionats amb el futbol i els moviments d’extrema dreta. De fet, fou un dels identificats per l’atac el passat 9 d’Octubre a dos joves independentistes. També fou detingut a Madrid per tractar de boicotejar un acte del partit neonazi Democracia Nacional (DN), junt a altres neonazis rivals d’aquest partit. Martinez s’enfronta també a un altre judici aquest any per una altra presumpta agressió. L’agressió va tindre lloc a la plaça del Cedre, quan un grup de joves d’esquerres alertaren de la presència d’un grup de neonazis que els perseguia, segons explicava la premsa quan succeïren els fets. De sobte, un grup d’unes 10 persones armades i d’estètica neonazi es llençà sobre la víctima, que resultà amb una ganivetada que per pocs centímetres no li costa la vida. La policia va detindre quatre neonazis dies després, però tots van ser posats en llibertat mentre la víctima romania a l’hospital. L’altre acusat, Sergio Ochando Blasco (condemnat a dos anys i tres mesos) és de Benetússer, i ha sigut identificat per la policia també durant el judici, junt a Joan, com membre “d’un grup radical i violent”, conegut per moure’s en l’entorn neonazi. La policia declarà al judici que aquest tipus de grups “freqüentment busca altres antagònics per agredir-los”, una pràctica que ells mateixa denominen “anar de cacera”. Així i tot, el jutge no ha apreciat l’agreujant de la motivació ideològica de l’agressió.

Condenan a dos ´yomus´ de ultraderecha por apuñalar a un joven en Valencia (Levante-EMV)

Juzgan a dos ´yomus´ de ultraderecha por apuñalar a un joven en Valencia (Levante-EMV)

Juzgan a dos miembros de la peña Yomus por apuñalar a un joven en una pelea (El Mundo)

La policía detiene a cuatro “skinheads” neonazis por apuñalar a un joven en Valencia (Levante-EMV)

El joven agredido por unos ´skinheads´ en Valencia está ´asustado´ y su familia se siente ´desprotegida´ (Levante-EMV)

Terror neonazi en Valencia (Interviú)

Notícia de Levante-EMV:

Condenan a dos ´yomus´ de ultraderecha por apuñalar a un joven en Valencia

El magistrado impone a un acusado 3 años y al otro 2 años de cárcel – El juez considera que no está probado que la agresión fuera por motivos ideológicos

RAMÓN FERRANDO – VALENCIA

El titular del juzgado de lo Penal número uno de Valencia ha condenado a dos “yomus” de ultraderecha por apuñalar a un joven durante una pelea multitudinaria en la plaza del Cedro de Valencia. El magistrado ha impuesto a Joan Josep M. tres años de prisión y a Sergio O. dos años y tres meses de cárcel. Joan Josep M. era uno de los líderes de la peña valencianista cuando ocurrieron los hechos. Los dos procesados deberán indemnizar a la víctima con 4.885 euros. El propio joven se declaró tras el suceso como miembro de los S.H.A.R.P., grupo de extrema izquierda que también se caracteriza porque sus integrantes llevan las cabezas rapadas. Sin embargo, el magistrado considera que no está probado que la agresión fuera por motivos ideológicos porque el denunciante negó en la vista pertenecer a una corriente radical.

La agresión, según recoge el apartado de hechos probados de la sentencia, sucedió entre las dos y las tres de la madrugada del 27 de enero de 2008. Joan Josep M. y Sergio O. se dirigieron con otros ocho amigos a la plaza del Cedro vestidos con símbolos “propios de ideología neonazi”. En la plaza se encontraron con otro grupo y comenzaron a discutir. Joan Josep atacó a la víctima con una navaja. En el ataque también participó Sergio. El denunciante recibió una puñalada de cuatro centímetros en el tórax y permaneció siete días hospitalizado porque le afectó a la pleura y el bazo.

El Cuerpo Nacional de Policía arrestó tres días después de la agresión a cuatro integrantes de la peña “Yomus”, aunque finalmente el fiscal sólo acusó a dos de ellos.

El autor material de la puñalada aseguró en el juicio que ese día no participó en ninguna pelea y que lo único que hizo fue “salir corriendo” cuando se percató de que un grupo de personas se dirigía hacia él y otros amigos. La víctima lamentó en la vista oral que les dijeron: “Os vamos a matar, guarros”.

El fallo incide en que los dos acusados pertenecen “a un grupo radical y violento” ya que la policía lo corroboró en el juicio “de forma coherente, objetiva y fiable”. Uno de los agentes advirtió en la vista que “los inculpados son conocidos por moverse en el entorno neonazi” y que “esa clase de grupos frecuentemente busca a otros antagónicos para agredirles”. El policía precisó que es una práctica que “ellos mismos denominan “ir de cacería””. En cualquier caso, el juez incide en que no está acreditado que los acusados actuaran con intención de discriminar a la víctima por motivos ideológicos.

Notícia de Levante-EMV:

Juzgan a dos ´yomus´ de ultraderecha por apuñalar a un joven en Valencia

La víctima asegura en el juicio que le agredieron por su estética de izquierdas

R. F. VALENCIA
El fiscal pide sendas penas de cuatro años y medio de cárcel para dos miembros de la peña valencianista “Yomus” y que presuntamente son de ultraderecha por apuñalar a un joven durante una pelea con personas de extrema izquierda. La propia víctima se declaró tras los hechos como S.H.A.R.P., grupo de extrema izquierda que también se caracteriza porque sus integrantes llevan las cabezas rapadas. La persona que el denunciante señala como autor material de la cuchillada, Joan Josep M., se desvinculó ayer de la agresión y su supuesto cómplice, Sergio O., aseguró al juez que él fue el que apuñaló accidentalmente a la víctima. El Cuerpo Nacional de Policía montó ayer un amplio dispositivo en el interior y el exterior de la Ciudad de la Justicia para prevenir incidentes.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 27 de enero de 2008 en la plaza del Cedro de Valencia. La víctima, de unos treinta años, fue apuñalada durante una reyerta que supuestamente iniciaron un grupo de “skinheads neonazis”. El joven tuvo que ser trasladado al Hospital Clínico de Valencia porque el navajazo le afectó a la pleura y el bazo. El Cuerpo Nacional de Policía arrestó el 30 de enero a cuatro integrantes de la peña “Yomus” por su supuesta implicación en la agresión, aunque finalmente el fiscal sólo acusó a dos de ellos.

El supuesto autor de la puñalada, Joan Josep M., se negó a contestar a las presuntas del fiscal y del abogado de la acusación particular. Joan Josep M. sólo señaló a preguntas de su letrado que ese día no participó en ninguna pelea y que lo único que hizo fue “salir corriendo” cuando se percató de que un grupo de personas se dirigían hacia él y otros amigos. El acusado era uno de los líderes de la peña valencianista cuando ocurrieron los hechos.

El supuesto cómplice, Sergio O., exculpó a Joan Josep. M. y asumió la autoría, aunque aseguró que fue involuntario. “Vimos a un grupo de gente que nos perseguía y yo saqué la navaja”, apuntó. Sergio O. afirmó que la víctima se “abalanzó” sobre él y luego ya le vio la herida con sangre.

Sin embargo, el denunciante insistió en que no tiene ninguna duda de que Joan Josep M. es el autor de la puñalada. “Nos reconocieron por la estética S.H.A.R.P. Dijeron: “Los guarros estos se van esta noche apuñalados”. Ellos -en referencia a los dos acusados- iban de cabezas rapadas. Me quedé encerrado y me agredieron estas dos personas”, indicó.

Indemnización
El fiscal pide que los dos procesados indemnicen a la víctima con 11.500 euros por las lesiones que le causaron. El juicio continuará el próximo 11 de junio con la toma de declaración de otros tres testigos y las conclusiones de la acusación y la defensa.

Notícia d’El Mundo:

Juzgan a dos miembros de la peña Yomus por apuñalar a un joven en una pelea

Efe | Valencia

El fiscal solicita una condena de cuatro años y medio de prisión para dos jóvenes a los que acusa de un delito de agresión con arma blanca a otra persona durante el transcurso de una riña tumultuaria en Valencia en enero de 2008.

El Ministerio Público solicita además que los acusados, integrantes de la peña ultra Yomus, seguidores del Valencia C.F., según ha mencionado uno de ellos, paguen 11.500 euros en concepto de responsabilidad civil.

El juicio por estos hechos celebrado este lunes en el Juzgado de lo Penal número 1 de Valencia ha contado con un dispositivo policial de seguridad dentro y fuera de la Ciudad de la Justicia compuesto un nutrido grupo de policías nacionales y un furgón antidisturbios.

La agresión tuvo lugar pasadas las dos de la madrugada del 27 de enero de 2008, en la zona de copas de la plaza del Cedro de Valencia, en el transcurso de una riña tumultuaria en la que participaron decenas de jóvenes y uno de ellos resultó herido por arma blanca.

La víctima, de 30 años, tuvo que ser trasladado al Hospital Clínico ya que tenía afectada la pleura y el bazo. La Policía Nacional detuvo días después a cuatro jóvenes de entre 19 y 20 años, todos ellos con antecedentes policiales, por su posible implicación en los hechos.

En la vista celebrada este lunes, uno de los acusados ha declarado que ese día se desplazó con unos amigos en un taxi de la plaza Cánovas a la del Cedro. Según ha declarado el joven, que trabaja en una discoteca, al salir del vehículo, les atacó “un grupo de entre 25 y 30 personas de estética skin”, y que uno de los agresores le dio “con una hebilla de cinturón” y le rompió el codo.

Ha asegurado que no agredió “a nadie” y ha afirmado que negó en un principio haber estado en el lugar de los hechos porque le “sacaron en televisión” y le “acusaron del navajazo”.

El otro de los acusados, un estudiante, ha dicho que al llegar a la zona vio a “un grupo” que perseguía a sus amigos y que conocía a “alguno” de los atacantes “de alguna disputa en el pasado”.

“Nosotros somos Yomus seguidores del Valencia, pero un tema únicamente futbolístico, nada político. No tenemos estética nazi. Ellos eran contrarios a nuestro colectivo. Me conocían”, ha señalado, y ha añadido que “varios tipos” le rodearon y comenzaron a agredirle.

“Saqué una navaja para intentar asustar a la gente. Entonces, uno que golpeaba insistentemente se abalanzó sobre mí y de repente le vi con sangre”, ha afirmado.

Sobre por qué declaró anteriormente que no estuvo en el lugar de los hechos, ha respondido que, cuando culparon a su compañero del apuñalamiento, se vio en la “obligación moral de reconocer” que fue él quien sacó la navaja.

Por su parte, la víctima ha señalado como su agresor al primer acusado, al que no se ha declarado portador de la navaja ni autor del navajazo, extremo que ha sembrado confusión en la Sala.

Después de corroborar ante el juez que su agresor es el segundo acusado, ha dicho que estaba tomando unas cervezas con unos amigos en un pub de la plaza del Cedro y “un grupo de nazis” les atacaron.

“Salimos del local y nos atacaron. Iban con cazadoras bomber, zapatillas, pelo corto, algunos con capuchas y pasamontañas, y diciendo: Los guarros éstos esta noche van a ser apuñalados”, ha dicho.

“Cuando me vi rodeado por un grupo de ellos me defendí con las manos. Yo no llevaba armas. Cuando me hirieron, salí de allí como pude. Desde entonces salgo lo justo y menos por esa zona”, ha añadido.

Notícia de Levante-EMV (6 de febrer de 2008):

La policía detiene a cuatro “skinheads” neonazis por apuñalar a un joven en Valencia

Un chico de treinta años de edad fue apuñalado recientemente en Valencia por un grupo de neonazis vinculados a la peña valencianista Yomus, según informó ayer la plataforma Acció Popular, que ya ha anunciado que se presentará como acusación particular en el proceso judicial abierto contra los cuatro skinheads detenidos por esta acción.
José Parrilla, Valencia

En un comunicado emitido ayer, la Plataforma explica que el pasado 27 de enero un grupo de “skinheads neonazis” se presentó en la plaza del Cedro de Valencia y agredió a varias personas que estaban en ese lugar. “Uno de ellos, armado con una navaja de grandes dimensiones, asestó una puñalada en el pecho a uno de los jóvenes sin mediar palabra, resultando gravemente herido”, dicen. El agresor, continúa la nota, “huyó después de su ‘heroicidad’.

El apuñalado tuvo que ser trasladado inmediatamente al Hospital Clínico de Valencia y fue allí donde “le salvaron la vida”. Afortunadamente la puñalada “no fue mortal, ya que por escasos centímetros no le llegó al pulmón”. De todas formas, el joven ha tenido que ser operado del bazo y sigue de baja, por lo que no es seguro que hoy pueda asistir a la comparecencia pública que ha preparado Acció Popular.

Peña valencianista
Por lo que respecta a los agresores, Esteban Ibarra, presidente del Movimiento Contra la Intolerancia y portavoz de la plataforma, aseguró que la policía detuvo a cuatro de ellos, que pertenecen a la peña valencianista Yomus y que ya han sido puestos en libertad con cargos.

Más exactamente, dijo que los detenidos ya han participado en hechos similares y “algunos de ellos fueron detenidos el pasado mes de diciembre junto a otros miembros de la peña ultra por provocar disturbios e ir armados al partido entre Osasuna y Valencia disputado en la capital navarra”.

Organizaciones sociales
La plataforma Acció Popular está integrada por partidos políticos, sindicatos y organizaciones sociales y tiene como principal objetivo presentarse como acusación particular en todos los casos de violencia racista y xenófoba que se produzcan en la Comunitat Valenciana.

Su presentación tuvo lugar el pasado mes de diciembre y el primer proceso en el que han solicitado su participación ha sido el de la Operación Pánzer, que permitió desarticular en Valencia al grupo neonazi Frente Anti Sistema (FAS).

El del joven apuñado en la plaza del Cedro, será, por tanto, el segundo caso en el que se personen y lo harán ante el Juzgado de Instrucción 13 de Valencia por intento de homicidio.

Según los datos que maneja el Movimiento contra la Intolerancia, la Comunitat Valenciana es la que más incidentes de violencia neonazi registra. Anualmente hay hasta seiscientos episodios de racismo, homofobia, islamofobia, antisemitismo, xenofobia etc. Y son 36 municipios los que han registrado alguno de estos casos.

La plataforma ha pedido una mayor implicación de las Fuerzas de Seguridad del Estado y la creación de una fiscalía especial para estos casos.

El joven agredido por unos ´skinheads´ en Valencia está ´asustado´ y su familia se siente ´desprotegida´

J.L, el joven de 30 años agredido en la madrugada del pasado domingo, 27 de enero, en la plaza del Cedro de Valencia, supuestamente por un grupo de ‘skinheads’ neonazis, está “asustado”, tiene “miedo” y su familia se siente “desprotegida” e “indefensa”, ya que las cuatro personas que fueron detenidas por estos hechos quedaron en libertad al día siguiente.
EUROPA PRESS Por este motivo, los familiares de la víctima anunciaron que recurrirán la decisión judicial y pedirán su ingreso en prisión.

Así lo indicó hoy el portavoz de la familia del joven, Ignacio, en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el presidente del Movimiento Contra la Intolerancia y portavoz de Acción Popular contra la Impunidad, Esteban Ibarra, además de por otros integrantes de la entidad, que aglutina a más de 30 organizaciones políticas, sociales y culturales. Acción Popular también anunció que se personará en la causa penal abierta en el juzgado de instrucción número 13 de la ciudad.

La víctima no pudo asistir al encuentro con los medios de comunicación puesto que ayer recibió el alta médica del Hospital Clínico, donde estaba ingresado, y todavía “está convaleciente”, aseguró Ignacio. En la actualidad, se encuentra en el domicilio de sus padres, con “mucho miedo” y “asustado” por todo lo ocurrido, y porque los supuestos agresores estén “sorprendentemente” en la calle.

El joven “no olvida” cómo el día de los hechos, cuando se encontraba con unos amigos en un bar de la ciudad, entraron al local varias personas que aseguraban que un grupo les perseguían. Por este motivo, salieron del bar a ver qué ocurría y, de repente, observaron como unas 10 ó 12 personas con cascos, palos y navajas se dirigían hacia ellos. Algunos pudieron huir, mientras que a otros, como a la víctima, no les dio tiempo, y se vieron acorralados. Lo siguiente que recuerda es que recibió varios golpes y una puñalada “sin mediar palabra”.

La Policía detuvo como consecuencia de esta agresión a cuatro jóvenes, tres de ellos de 19 años, por un presunto delito de riña tumultuaria, y el cuarto de 20, como presunto autor de un delito de lesiones graves. Esta última persona se encontraba en el momento de la detención junto a un numeroso grupo de seguidores del Valencia CF, integrantes en su mayoría de la peña ultra Yomus. Los cuatro quedaron posteriormente en libertad, según indicó Ibarra.

Por este motivo, la familia de la víctima anunció hoy que recurrirá esta decisión judicial y pedirá el ingreso en prisión de los cuatro jóvenes, mientras que por parte de Acción Popular también se personará en el caso y pedirá al juez que no considere que el presunto autor de los hechos cometió un delito de lesiones, sino uno de homicidio en grado de tentativa.

Ignacio indicó que la familia sintió en un primer momento, al enterarse de la noticia, “miedo” y buscó los motivos, pero no los encontró porque “todo se debía a un odio sin sentido”. Pero cuando la Policía detuvo a los presuntos autores y al día siguiente quedaron en libertad, “ese miedo se ha ido multiplicando”. Por ello, se sienten “desprotegidos” mientras que los que fueron detenidos “seguro que ahora se están riendo”, lamentó.

Aseveró que la familia “tiene miedo al silencio”, porque la sociedad “se convierta en cómplice por miedo a denunciar”, así que pidió “ayuda de todos” para que no se sientan solos y reclamó a la acción de la justicia “que sea muy severa en este tipo de casos” y que los agresores “no queden impunes”.

“SORPRENDIDOS”

Desde Acción Popular se quedaron “sorprendidos” por la decisión judicial de dejar en libertad a los cuatro jóvenes que fueron detenidos, aunque aseguraron que la respetan pero no la comparten ya que “puede generar cierta alarma social”. “Esto –agregó Ibarra– es un crimen de odio, es un delito de odio al diferente y no puede quedar así”.

A su juicio, “no es posible que en una sociedad democrática sigan habiendo tantas agresiones ultras y neonazis”, por lo que pidió a los partidos políticos democráticos que “se impliquen en esta lucha”. También abogó por la creación de una Fiscalía “especializada” que “persiga este tipo de delitos”. “Se necesitan instrumentos para perseguir estas actuaciones. En resumen, máximo rigor institucional; máxima firmeza de la acción judicial; y máxima solidaridad hacia la víctima”, puntualizó.

“Valen pistolas, cuchillos… vale todo”

Un juez admite como prueba una llamada telefónica con amenazas de un neonazi a un antifascista

SUSANA HIDALGO MADRID 10/10/2009

“¡El que gane, manda en Valencia!”, advierte en tono amenazante por teléfono un joven neonazi a otro antifascista. El primero, Manuel R., ha sido juzgado esta semana en Valencia por lesiones y amenazas graves a un joven de ideología de izquierdas. El fiscal pide para él dos años de cárcel.

El antifascista, en su defensa, aportó como prueba la llamada telefónica (que había sido grabada). En ella, el neonazi insta a su víctima a que queden los dos con más gente para pegarse. “¿Cuántos pa cuántos?”, pregunta el neonazi.

“Me es indiferente. No te voy a decir cuántos voy a llevar, no sea que tú vayas a llevar más“, contesta el antifascista. “¿10 pa 10? Máximo 30 tíos, mínimo de 10. Valen pistolas, cuchillos, de todo. ¡Valen todo tipo de armas y no hay denuncia! Puedes llevar una pistola si te da la gana”, continúa el neonazi, en tono desafiante.

“¿Dónde estáis? ¡Vamos y nos pegamos y se acabó el problema!”, insiste el joven de extrema derecha. Ante la falta de concreción del antifascista, el ultra corta la conversación con un: “Date brillo, que no tengo saldo”.

Amenazas por declarar como testigo

En el juicio declaró un agente de la Policía Nacional, que reconoció la voz de la llamada y confirmó que el sujeto es un militante fascista conocido por la Policía en Valencia. Los hechos ocurrieron en 2008. El antifascista guardó la grabación como prueba porque las amenazas venían ya de tiempo atrás.

El origen de las amenazas radica en que el joven de izquierdas había declarado como testigo en un caso de agresión fascista. A partir de aquel momento, recibió amenazas por parte de Manuel R., que le amedrantó por haber testificado y le dijo en varias ocasiones que le iba a apalear.

En una de las ocasiones, el demandante tuvo que escapar de un grupo de jóvenes neonazis armados con cadenas y puños americanos que trató de agredirle. Este grupo está vinculado a Yomus, el grupo de ultras del Valencia C. F. Además, el domicilio de la víctima apareció con pintadas amenazantes.

Impunidad

La plataforma Acció Popular Contra la Impunitat ha denunciado en varias ocasiones la impunidad con la que operan en Valencia los grupos de la extrema derecha. Uno de los líderes valencianos ultras más representativos es José Luis Roberto, fundador del partido España 2000.

Roberto se ha visto envuelto recientemente en una nueva polémica porque su empresa de seguridad ha conseguido el contrato para vigilar los atuneros vascos que operan en el océano Índico.

Además, el informe Raxen del año 2008 sobre racismo y xenofobia, elaborado por el Movimiento contra la Intolerancia, habla de más de 600 incidentes ultras (racismo, intolerancia o relacionados con la actividad de grupos que promueven el odio) en 2007 sólo en la Comunidad Valenciana. En total, 32 localidades de la región sufrieron este tipo de agresiones.

El último caso de acoso se produjo ayer, día de la Comunidad Valenciana, durante la celebración de la llamada procesión cívica. Miembros de la ultraderecha agredieron e impidieron desfilar a miembros del Bloc Nacionalista Valencià. El Bloc, con representación en las Cortes Valencianas, ya denunció el pasado miércoles que estaba recibiendo amenazas, por lo que pidió protección policial para el desfile.